• Regístrate
Estás leyendo: Ayuda de la IP es esencial en los desastres naturales
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 11:59 Hoy

Ayuda de la IP es esencial en los desastres naturales

Las empresas deben capacitar a su personal y a voluntarios, pues en una situación de emergencia el que no sabe qué hacer termina por estorbar

Publicidad
Publicidad

Las alianzas entre Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) y empresas ha mejorado la reacción ante los desastres naturales en México y en el mundo; sin embargo, de acuerdo con especialistas, aún persiste el reto de mejorar la prevención, así como poner en marcha programas de resiliencia para que los damnificados superen las consecuencias de una catástrofe.

"Es importante que la gente sepa qué hacer. Si no lo sabe, muchas veces en vez de ayudar termina por estorbar. Lo que ocurre después también es importantísimo. En un huracán se inunda el terreno, la gente pierde el ganado y los cultivos, y el agua tarda tres o cuatro meses en irse", explicó en entrevista Fernando Suinaga, presidente nacional de la Cruz Roja Mexicana.

Al respecto, Gérald Massis, director general de Médicos Sin Fronteras (MSF) para México y Centroamérica, coincidió en que "es de vital importancia difundir los mensajes adaptados a los riesgos naturales de cada región y hacer prácticas, pues entre más se conoce, más se puede reaccionar de manera adecuada para proteger la vida de todos".

Iniciativa privada

En el contexto del Día Internacional para la Reducción de Desastres Naturales, que se conmemora hoy, los dos especialistas en ayuda humanitaria destacaron que la participación de las empresas en la respuesta ante catástrofes es esencial para mejorar la logística. "La iniciativa privada (IP) debe brindar apoyo porque ningún gobierno por sí solo puede atender una emergencia de grandes magnitudes; por eso es muy importante la ayuda de las empresas y de las OSC", subrayó el directivo de la Cruz Roja. "Gracias al apoyo que brindan las empresas podemos, por ejemplo, abastecer de alimentos, agua, ropa o artículos de higiene a las poblaciones afectadas", abundó Suinaga.

Entre las alianzas de esa organización con la IP, subrayó que "hay empresas que dan el transporte, como Aeroméxico o Interjet. Otras ayudan con alimentos, como Fundación Walmart, que cada año entrega una dotación de 5 mil despensas, que repone conforme se utilizan".

La IP aumenta el alcance de los apoyos y reduce el tiempo de respuesta. A pesar de que el trámite para enviar una carga aérea es complicado, gracias a los convenios con las aerolíneas y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, "un proceso que tardaría horas a nosotros nos lleva minutos. Cuando llegamos al aeropuerto ya hay gente de las empresas esperándonos y nuestros voluntarios llenan el avión".

Gérald Massis apuntó que, en el caso de MSF, "antes de las emergencias se negocia la compra de medicamentos y materiales médicos para prepararnos y responder oportunamente. Los proveedores son compañías socialmente responsables". Tras señalar que la responsabilidad de organizar la ayuda recae en los gobiernos, el directivo destacó que "lo que aportan las empresas son apoyos logísticos; por ejemplo, lugares de almacenaje, transporte o voluntarios".

Simulacros y preparación

Suinaga y Massis apuntaron que aún queda mucho por hacer en cuanto a prevención y atención de damnificados antes y después de un desastre natural.

En cuanto a los simulacros, "las reglas de seguridad y los ejercicios casi siempre son tomados a la ligera cuando el riesgo es virtual, está lejos o es considerado como poco probable, a pesar de que la historia apunta lo contrario", dijo Massis.

Suinaga subrayó que "hemos avanzado mucho en simulacros desde el terremoto de 1985, en muchos casos son obligatorios, pero no todos los hacen y es importante que la gente los tome en serio para que sepa qué hacer y que las empresas capaciten a su personal". Esa preparación debe ser especialmente otorgada a los voluntarios de las compañías para que realmente puedan ayudar en un desastre natural. "El voluntariado de Telmex, por ejemplo, nos ayuda a hacer entregas humanitarias y ya está capacitado. Igual pasa con Walmart, donde contamos con gente preparada para acopiar, empacar las despensas y repartir el alimento", dijo el directivo de la Cruz Roja.

Esa organización también ofrece herramientas que ayudan a la capacitación y prevención, como la aplicación gratuita Primeros Auxilios–Cruz Roja, que incluye los pasos a seguir ante desastres naturales. "Es importante que la utilicen y estudien antes de que ocurra, no sirve de nada si lo hacen en el momento de la emergencia", destacó.

Después de la tormenta

Sobre lo que pasa con los damnificados después de un desastre natural, Suinaga dijo que la Cruz Roja intenta darles seguimiento hasta que se recuperan, para lo que es necesario implementar iniciativas que ayuden a las víctimas durante el tiempo que sea necesario. "Tenemos varios programas de resiliensia. Hay, por ejemplo, uno muy importante en Tabasco y lo llevamos a cabo con la compañía de Seguros Zurich para capacitar a la población sobre qué hacer después".

Ese programa surgió porque los damnificados por inundaciones en las áreas rurales de la entidad pierden su modo de sustento y el terreno tarda meses en recuperarse. "No tienen forma de vivir. Ya se salvaron, pero cómo reinician su vida y su economía. Nosotros les enseñamos a hacer cultivos en tinajas donde pueden, mediante goteo, practicar cultivos de hortalizas. No es mucho, pero sirven como alimento. También hay un proyecto enfocado al pez diablo, una plaga, pero en una situación de emergencia es comestible y les enseñamos a cocinarlo".

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.