Toyota retira 6.5 millones de autos por defecto en ventanas

El retiro incluye 2.7 millones de vehículos en Norteamérica, 1.2 millones en Europa y 600 mil en Japón e involucra los modelos Yaris, Corolla, Matrix, Camry, RAV4, Highlander y Tundra. 
Los autos fueron retirados a causa de un defecto en el interruptor eléctrico de las ventanillas que les hace recalentarse y puede causar incendios.
Los autos fueron retirados a causa de un defecto en el interruptor eléctrico de las ventanillas que les hace recalentarse y puede causar incendios. (AFP)

Tokio, Japón

Toyota Motor Corp. ordenó el retiro de 6.5 millones de vehículos en todo el mundo a causa de un defecto en el interruptor eléctrico de las ventanillas que le hace recalentarse y puede causar incendios.

En Estados Unidos una persona que sufrió quemaduras en una mano fue reportado en relación con el problema. Toyota ha recibido 11 reportes de casos en los que el interruptor o parte de la puerta del auto se incendiaron.

Los casos registrados son siete en Norteamérica, dos en Japón y dos en otras partes, informó esta mañana la empresa japonesa.

El retiro incluye 2.7 millones de vehículos en Norteamérica, 1.2 millones en Europa y 600 mil en Japón. Involucra los modelos Yaris, Corolla, Matrix, Camry, RAV4, Highlander, Tundra y otros.

El defecto es causado por una grasa que fue aplicada inapropiadamente en el proceso de manufactura en los módulos de contacto eléctrico. Partículas y humedad pueden entrar al módulo y eso podría causar un cortocircuito, dijo Toyota.

Toyota ha prometido actuar con presteza en casos de retiros tras sufrir un escándalo a partir del 2009 que llevó a un retiro masivo por una serie de problemas, incluyendo defectos en frenos y aceleradores. El escándalo resultó en multas sustanciales a Toyota por las autoridades federales en Estados Unidos.

Otros fabricantes han sido afectados por escándalos similares, incluyendo General Motors. Por problemas con la ignición del motor, la firma japonesa Takata Corp. por problemas con las bolsas de aire y más recientemente Volkswagen AG por un software que manipulaba emisiones.