La deuda per cápita creció 69% en 5 años

Las obligaciones del gobierno federal representan ya 47.6% del PIB; el FMI indica que el saldo bruto alcanza 54 por ciento.
En 2010, cada mexicano debía 43 mil pesos.
En 2010, cada mexicano debía 43 mil pesos. (Javier Ríos)

México

Las obligaciones financieras del sector público aumentaron a 8.6 billones de pesos en 2015, de acuerdo con la Secretaría de Hacienda, lo que significa que cada uno de los 119.5 millones de mexicanos debe un monto de 72 mil pesos, 69 por ciento más que el dato de 2010.

Ese año, el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público —el indicador más amplio de la deuda pública— se ubicó en 4.8 billones de pesos, y con una población de 112.3 millones habitantes la deuda per cápita era de 43 mil pesos.

Pero al cierre del año pasado ese saldo de la deuda representó 47.6 por ciento del producto interno bruto (PIB), un repunte de 10.8 puntos porcentuales respecto a lo alcanzado en 2010, según los documentos de Criterios Generales de Política Económica usado para planear el presupuesto.

Sin embargo, de acuerdo con datos del Fondo Monetario Internacional, la deuda bruta gubernamental de México es mayor al tomar en cuenta todas las obligaciones financieras del país, como valores relacionados con préstamos, seguros, pensiones, mecanismos de garantía y otras cuentas por pagar.

El informe Monitor Fiscal 2015 del FMI señala que la deuda bruta del sector público en México superó la mitad de la producción nacional, al ubicarse en 54 por ciento del PIB, un aumento de 4.5 puntos porcentuales respecto al año anterior, y un repunte de 11.8 puntos en comparación con 2010.

Además de reducir el pronóstico de crecimiento de México, el FMI aumentó su pronóstico de endeudamiento para el país en 2.6 puntos porcentuales del PIB en su proyección para 2016.

México se encuentra por arriba del promedio de otros mercados emergentes y economías de ingreso medio. El promedio entre esta clasificación del FMI fue de 45.4 por ciento del PIB en 2015. México registró mayor deuda que Arabia Saudita y Sudáfrica, pero menos que Brasil e India.

Sin embargo, México todavía se ubica muy por debajo de la deuda gubernamental a escala mundial, cuyo promedio se ubicó en 81.3 por ciento del PIB en 2015. Países desarrollados como Japón y Estados Unidos superan a México al registrar un endeudamiento mayor al ciento por ciento de su PIB.

El aumento de la deuda en México se explica en parte por un mayor gasto corriente posterior a la crisis financiera global de finales de la década pasada. Este apartado del gasto alcanzó 2.9 billones de pesos el año pasado, 15.9 por ciento del PIB.

Eso representó un aumento de 47.5 por ciento respecto a los casi 2 billones de pesos de gasto corriente registrado en 2010, y un repunte de más de un punto porcentual del PIB. El aumento del gasto corriente contrasta con la reducción en inversión física —que da servicios  como educación, salud y agua— respecto al tamaño de la economía. En 2015, el gobierno realizó una inversión pública de 4.3 por ciento del PIB, una desaceleración respecto del 4.7 por ciento de 2010.

El FMI comparte el pronóstico de Hacienda que tanto el déficit como la deuda pública aumentarán en 2016, pero se estabilizarán en 2017. Ambas tienen la expectativa de que la deuda neta del sector público alcance 48.6 por ciento del PIB este año, y baje a 48.3 por ciento en 2017, hacia una tendencia decreciente en los próximos años.