• Regístrate
Estás leyendo: Así planea AMLO impulsar a la región más pobre del país
Comparte esta noticia
Viernes , 14.12.2018 / 18:12 Hoy

Así planea AMLO impulsar a la región más pobre del país

Parte de la estrategia será llevar a esta región algunas secretarías federales, incentivando así la inversión y el empleo, así como el Tren Maya y el Corredor Transístmico.
Publicidad
Publicidad

El virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, ha asegurado que una de sus prioridades es impulsar políticas económicas que conlleven a un crecimiento en la región sur sureste del país, toda vez que allí se encuentran los estados con las poblaciones más pobres de México.

El proyecto económico de López Obrador propone un programa integral de inversión pública en infraestructura para la región sur sureste.

Parte de la estrategia será llevar a esta región algunas secretarías federales, incentivando así la inversión y el empleo, así como el Tren Maya y el Corredor Transístmico para fortalecer el turismo.

De acuerdo con el plan de López Obrador, ésta sería la distribución de las secretarías en esa región del país.

• Secretaría de Turismo – Chetumal, Quintana Roo
• Secretaría del Medio Ambiente - Mérida, Yucatán
• Petróleos Mexicanos - Ciudad del Carmen, Campeche
• Comisión Federal de Electricidad - Tuxtla Gutiérrez, Chiapas
• Secretaría de Energía - Villa Hermosa, Tabasco
• Secretaría de Desarrollo Social – Oaxaca
• Secretaría de Salud - Acapulco, Guerrero
• Comisión Nacional del Agua – Veracruz, Veracruz

Luis Foncerrada Pascal, ex director del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) y Doctor en Economía por la UNAM, reconoció que “la propuesta del desarrollo del sur, del suereste, es indudablemente uno de los pilares más importantes de la política que propone Andrés Manuel López Obrador”.

“Es el sureste en donde más se concentran los pobres, de tal manera que si se puede desarrollar una actividad económica en el sureste, crear empleos, indudablemente habrá un impacto en la pobreza… el proyecto es positivo y es plausible”, agregó el ex director del Ceesp.

Chiapas, Oaxaca y Guerrero concentran las mayores tasas de pobreza, con 77.1, 70.4 y 64.4 por ciento, respectivamente, siendo las más altas en el país, que tiene un promedio de 43.6 por ciento.

En contraste, las entidades del norte como Nuevo León, Baja California Sur y Baja California, registran las tasas de pobreza más bajas del país, según la Evaluación de la Política de Desarrollo Social 2018 del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Retos

Luis Foncerrada resaltó dos proyectos de infraestructura que consideró primordiales para impulsar la región sur sureste del país, estos son el Tren Maya y el Corredor Transístmico, aunque advirtió que “habría que ver bien su diseño, ver los costos y su rentabilidad”, así como hacer estudios muy meticulosos para que “no se vayan a convertir en elefantes blancos”.

El Tren Maya, que conectaría Cancún con Palenque, podría generar más actividad turística, la cual, de acuerdo con Foncerrada, “es uno de los sectores que más empleo y más actividad económica genera porque hay muchísimos insumos y servicios que surgen alrededor de los turistas”.

En este sentido, aunque las entidades de la región sur sureste del país no concentran el mayor porcentaje de desempleo, sí cuentan con los mayores niveles de informalidad laboral. Oaxaca tiene un porcentaje de informalidad de 80.8, Chiapas de 79.9 y Guerrero de 77.2 por ciento.

En contraste, Coahuila, Chihuahua y Nuevo León tienen las tasas de informalidad más bajas del país, de acuerdo con datos de la última Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Dudas

Respecto al Corredor Transístmico, que pretende usar una vía férrea entre Salina Cruz y Coatzacoalcos para que funja como una especie de Canal de Panamá, el experto indicó que “es un proyecto costoso que sí podría generar empleo de manera importante”, pero que provoca dudas sobre si será realmente eficiente.

Señaló que en ambos casos, los proyectos llevarán tiempo, “muchos meses, probablemente de años” pero que ya en el inicio de obras, “la contratación de gente durante la construcción va a ir dando recursos y va a ir creando una actividad económica adicional” y que “probablemente a la mitad del sexenio o en el cuarto año se puedan empezar a ver algunos de los efectos favorables”.

Además, resaltó la importancia de tomar en cuenta la agroindustria, pues dijo que hay “productos primarios que se pueden industrializar”, y que al comenzar a vender productos terminados de consumo en lugar de materias primas, podría haber “un cambio radical en la generación de riqueza”.

Estado de derecho, mayor preocupación

Más allá de los proyectos de inversión, el ex presidente del Ceesp indicó que garantizar el estado de derecho debería ser la primera preocupación para la nueva administración, pues es un aspecto “absolutamente” vinculado a la inversión y el desarrollo económico.

“Se requiere certeza jurídica, reglas de juego bien definidas y estado de derecho. En eso hay otra tarea muy importante, que es el poder judicial, desgraciadamente en México tenemos uno de los poderes judiciales más corruptos que hay en el planeta”, señaló.

GGA

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.