Los asesores de arte “calientan” el mercado

Las compañías financieras ofrecen ya directrices para compra de obras.
Presenta 10 pinturas y 6 bocetos.
La aparición de más asesores aumenta la preocupación sobre la dirección que tomará el mercado. (Francisco Betanzos)

Andy Warhol sabía del tema. “Ganar dinero es arte y trabajar es arte y un buen negocio es el mejor arte”, dijo. Y con el creciente interés en el arte como un activo, las asesorías sobre la mejor manera de combinar las tres cosas es ya un gran negocio.

Los asesores existen desde que la gente empezó a coleccionar arte, pero ahora los inversionistas quieren experiencia financiera, al igual que conocimiento. La semana pasada fue lanzado  Cadell & Co, que por primera vez combina la regulación de la Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido con la asesoría de administración de arte para los fideicomisos y las  gestoras del patrimonio de los grupos familiares.

Sin embargo, para Steven Kettle, de la división de gestión de arte de Stonhage Fleming Family, la aparición de más asesores aumenta la preocupación sobre la dirección que tomará el mercado.

“No me sorprende escuchar que hay más asesoría de arte con un ángulo de inversión, es algo de moda”.

Nicole Kluk, consultora de Quintaessentially Art, un servicio de gestión de arte similar, estuvo de acuerdo. “De cada dos personas que conoces en el mundo de arte, una es un consultor”, dijo.

Según el Reporte de Arte y Finanzas 2014 de Deloitte, más de tres cuartas partes de los compradores y coleccionistas de arte a los que entrevistó, buscaban arte con fines de inversión, en comparación con un poco más de la mitad el año anterior.

“(Esto) probablemente aumente la necesidad y la demanda de los servicios de gestión profesional y patrimonial que se relacionen con la administración, planificación, preservación, apalancamiento y la mejora del arte y los activos de colección”, señaló el informe.

Philip Hoffman, de Fine Art Fund Group, dijo que el mejor consejo era no comprar. “La mayoría de los asesores de arte reciben un pago proporcional sobre un acuerdo exitoso. Si vienen y me piden que te compre un Degas y me pagan entre 2% y 5%, entonces no estás interesado en negociar el mejor acuerdo”.

“Además, los altos precios se encuentran en unos 30 artistas, pero si ves por debajo, hay muchos antiguos maestros que no generan mucho dinero, y muchos artistas contemporáneos cuyos precios no se van por la borda”.

Las grandes instituciones financieras, como Deutsche Bank, que cuenta con una gran colección, emplea gestores de arte de la misma institución, aunque el número de compañías que lo hace disminuyó rápidamente después de la crisis de 2008-2009.