Tamaulipas arriba de la media en apoyo a pymes

De acuerdo con un estudio de Fundación IDEA, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y el Instituto Nacional del Emprendedor, el estado tiene 18 mecanismos de ayuda para estas unidades ...
Foto: Archivo.
Archivo pymes (Milenio)

Tamaulipas

Limitados son los apoyos a emprendedores, micro, pequeñas y medianas empresas del país, revela un estudio que ubica a Tamaulipas en el doceavo lugar en el número de intervenciones que mediante programas o campañas, se brindan en beneficio del sector, colocándose por encima de la media nacional en este rubro.

El trabajo de Fundación IDEA, en colaboración con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y financiado por el Instituto Nacional del Emprendedor, señala que las empresas de este nivel enfrentan diversos problemas que dificultan su supervivencia y crecimiento.

Entre éstos, la falta de acceso al financiamiento, la prevalencia de informalidad, la inseguridad y la corrupción. Expresa que la ayuda que se les brinda puede ser indispensable, sin embargo, existen problemas de accesibilidad.

El Análisis Transversal del Gasto en Políticas de Apoyo a Emprendedores, Micro, Pequeñas y Medianas Empresas, identifica que en el año 2013 existieron 67 intervenciones de apoyo a nivel federal (otorgadas por 13 instancias) y 418 en las entidades de la República, destacándose que la oferta de programas es desconocida por muchas empresas y empresarios.

Los programas de apoyo en los estados arrojaron una media de trece intervenciones y el mapeo permitió ver que Yucatán es quien cuenta con el mayor número (37), seguido por Jalisco (30) Zacatecas (26) y el Distrito Federal (23). Después están Coahuila, Veracruz, Sinaloa, Baja California, Querétaro, Tabasco, Aguascalientes y Tamaulipas con 18.

Posteriormente se encuentran Chihuahua, Nuevo León, Oaxaca, Baja California Sur, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, Morelos, Tlaxcala, Durango, México, Michoacán, Puebla, San Luis Potosí, Sonora y Nayarit. Los estados que cuentan con menos intervenciones son Colima (6 intervenciones), Campeche (5), Chiapas (4) y Quintana Roo (4). En Tamaulipas las intervenciones de apoyo son las siguientes, por parte del Instituto Tamaulipeco de Capacitación para el Empleo, a través de la Coordinación Estatal de Formación para el Trabajo: Cursos empresariales.

Por la Secretaría de Desarrollo Económico y Turismo: Centro Tamaulipeco de Acceso a Mercados, Hecho en Tamaulipas, Premio Emprendedores, Impulso al Talento Emprendedor.

Tamaulipas Impulsa Pymes y Bécate. Secretaría de Desarrollo Económico y Turismo, a través del Fondo Tamaulipas: Microcrédito y Fomento al Autoempleo, Creditamy Fuerza Móvil.

En la Secretaría de Desarrollo Rural: Programa de apoyo a la inversión en equipamiento e infraestructura y Proyecto estatal de apoyo a la adquisición de trilladoras y aspersoras autopropulsadas, para cultivos de sorgo, maíz y soya.

La Secretaría de Fomento Agropecuario maneja el programa Agricultura urbana, Apoyo a la producción acuícola y pesquera, Apoyo a la adquisición de vientres (Capitalízate), Apoyo a la Economía Familiar y Desarrollo de Capacidades, Innovación Tecnológica y Extensionismo Rural.

La mayoría de las intervenciones estatales se encuentran clasificadas como programas operativos. De hecho, en Zacatecas, Tabasco, Guerrero, Michoacán y Chiapas, la totalidad de los apoyos son de esta forma.

A diferencia de lo que sucede a nivel federal, en los estados existe un total de 71 campañas, que representan al 17% del total.

Según se explica, en ámbitos generales, es preferible que las intervenciones consistan en programas en lugar de campañas, pues los primeros cuentan con reglas de operación y lineamientos, y comúnmente están planteados a mediano y largo plazo.

RESULTADOS GENERALES

Entre las deficiencias observadas está la falta de intervenciones que apoyen la inserción a mercados, lo que podría implicar que el apoyo a emprendedores y MiPyMES no sea integral.

Y es que, se advierte, aunque se le otorgue financiamiento a empresas recién originadas o en crecimiento, el no poder insertar su producto o ampliar sus posibilidades de comercialización a nivel nacional e internacional puede convertirse en un obstáculo para su desarrollo.

"Asimismo, la falta de intervenciones en política pública es seria, ya que esta dimensión atiende problemáticas originadas por cargas administrativas y tiene el potencial de agilizar los trámites para la creación de empresas y el cumplimiento de obligaciones fiscales", se apunta.

Se expresa que si bien una de las fortalezas del esquema de apoyos es la diversidad y cantidad de intervenciones, "éstas presentan debilidades en cuanto a su diseño, resultados, acceso a la información, y definiciones conceptuales".

"En términos de diseño, 20 de las 67 intervenciones de apoyo (30%) no especifican la etapa de emprendimiento a la que se dirigen (start-up, crecimiento, consolidación)". Además, se añade, no siempre contienen información básica para los beneficiarios, tales como a quién van dirigidas o los requisitos para ser acreedor al apoyo.

En términos de resultados y transparencia, menos del 50% de las intervenciones informa sobre su fi n y propósito.

De las 31 que sí lo hacen, únicamente cuatro reportan el grado de avance respecto a las metas planteadas, a pesar de que el 64% de las intervenciones declaran contar con evaluaciones periódicas.

Cinco de las 13 instancias que apoyan a emprendedores y MiPyMEs cuentan con padrones de beneficiarios de todas sus intervenciones disponibles al público (Conaculta, CDI, Sedatu, Conacyt e Inadem), lo cual es un reflejo de la ausencia de monitoreo de los recursos entregados.

"La presentación y acceso a la información de las intervenciones es confusa y en diversas ocasiones se encuentra incompleta. Archivos desactualizados, buscadores que no funcionan, falta de acceso a datos comparativos o históricos y dispersión de la información son condiciones que dificultan su entendimiento".

Esto, se advierte, perjudica a beneficiarios potenciales, al mismo tiempo que disminuye las oportunidades de afinar la política pública en la materia.

Con base en los hallazgos se elaboraron seis recomendaciones para mejorar las intervenciones para emprendedores y MiPyMEs: Generar lineamientos que unifiquen los criterios para definir intervenciones. Fortalecer el diseño de las intervenciones. Diversificar los tipos de apoyos otorgados a emprendedores y MiPyMEs.

Incrementar los esfuerzos para reportar presupuesto y resultados logrados. Generar un padrón único de beneficiarios por instancia o a nivel federal. Mejorar la presentación y accesibilidad de la información de las intervenciones.

De los estados no se contó con mayor información. La mayor fortaleza identificada de los apoyos a emprendedores y MiPyMEs está relacionada con la cantidad y variedad de intervenciones que existen en las diversas dimensiones del ecosistema empresarial, así como entre instancias ejecutoras.

Existen apoyos de todo tipo para cualquier tipo de empresa, que van desde financiamiento a manera de créditos o fondo perdido hasta, en menor grado, la formulación de políticas públicas para crear un ambiente regulatorio más propicio para el emprendimiento.

Además, existe una variedad importante de instancias que otorgan apoyos para emprendedores dependiendo del sector en el que operan.

Esto significa que no únicamente la SE, Inadem o Conacyt –dependencias cuyo campo de acción está en el sector empresarial o de desarrollo de talento– buscan impulsar proyectos de negocios emergentes o que necesiten un crecimiento mayor.

Las principales debilidades identificadas son: Existe heterogeneidad en los conceptos empleados para definir intervenciones. Entre instancias, las palabras programa, subprograma, componente y modalidad se utilizan de manera indistinta.