Pide Azcárraga analizar el proceso del apagón analógico

El presidente de Televisa aseguró que está conciente de que el apagón debe realizarse el 31 de diciembre; sin embargo, dijo, se tiene que encontrar la manera de no dejar sin señal a los más pobres.
Emilio Azcárraga, presidente de Grupo Televisa
Emilio Azcárraga, presidente de Grupo Televisa (Cuartoscuro)

Ciudad de México

El presidente de Televisa, Emilio Azcárraga Jean, afirmó que no está en contra del apagón analógico; sin embargo afirmó que de concretarse la transición digital, el próximo 31 de diciembre, alrededor del 10 por ciento de la población total del país se quedaría sin señal de televisión, por lo que sugirió revisar el proceso.

“Si quieren que el 31 de diciembre se apague (la transmisión analógica), seguiremos adelante y será responsabilidad de ellos (del gobierno federal) que siete u ocho millones de personas se queden sin televisión”, afirmó en entrevista con Ciro Gómez Leyva para Grupo Fórmula.

Azcárraga Jean aseguró que Televisa comenzó a prepararse desde hace 11 años para la transmisión de señales digitales, por lo que el apagón no representa ningún inconveniente para la empresa.

“Comenzamos a transmitir digitalmente desde hace 11 años, desde que empezamos a hacer pruebas. Ya estamos produciendo en 4k en alta definición. Estamos preparados para lo que venga”, detalló.

El presidente de la televisora más grande del país afirmó que están consientes de que por mandato constitucional el apagón debe realizarse el 31 de diciembre, sin embargo, dijo, se tiene que encontrar la manera de que la gente de menores ingresos no se quede sin señal o de lo contrario que se aplace la fecha.

“Está en el derecho de la audiencia tener televisión gratuita y no cortar de tajo la posibilidad de tenerla”, consideró.

No se trata de un boicot: Azcárraga Jean

Azcárraga Jean aseguró que su postura no se trata de un boicot en contra del apagón, por cuestiones comerciales o de ingresos para la propia televisora, sino de una cuestión de defender “el derecho de la gente a ver televisión”.

El empresario explicó que, en su caso, mantener encendidas las dos señales –análoga y digital- representa un costo, por lo que sería mejor para la televisora cumplir con el apagón en el plazo establecido; sin embargo aseguró que hacerlo en las condiciones actuales dejaría sin señal a entre 7 y 8 millones de personas.

Consideró que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes no tiene tiempo suficiente para terminar de entregar los más de 3 millones de televisores digitales que aún faltan, para poder cubrir al 90 por ciento de la población más pobre.

“La logística es bien complicada, siento que debemos de trabajar todos para que nos se afecte a nadie. No es lo mismo llevar televisiones a zonas conurbadas del país a llevarlas a la sierra de Veracruz”, explicó.

Finalmente Azcárraga consideró que se debe analizar todo el proceso que ha seguido el apagón y si se quiere seguir adelante, dijo, la televisora acatará la resolución.