Piden reconsiderar fecha para el apagón analógico

El Instituto del Derecho a las Telecomunicaciones pidió reconsiderar la viabilidad de completar el apagón analógico el 31 de diciembre de este 2015.
Coahuila superó el 90% en la entrega de televisiones digitales.
Entrega de televisores digitales. (Milenio Digital/Archivo)

Ciudad de México

El Instituto del Derecho a las Telecomunicaciones (IDET) solicitó a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y al Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) reconsiderar la viabilidad de otras alternativas y la ejecución de recursos suficientes para prevenir cualquier afectación a la población provocada por el apagón analógico.

En un comunicado, el IDET invitó a los organismos públicos involucrados a reflexionar y velar por los intereses y necesidades de la población, especialmente de aquellos segmentos más desfavorecidos.

“Se debe evitar que haya afectaciones en sus capacidades de conectividad y privarlos de su principal canal de información y entretenimiento por hacer cumplir los tiempos del apagón analógico que se estipularon en condiciones de un total desconocimiento de la cobertura poblacional”, se indicó.

Explicaron que la televisión es un servicio que al cierre de 2014 alcanzaba una penetración de 94.9 por ciento entre un total de 31.7 millones de hogares mexicanos, que su acceso constituye un derecho acogido por la Constitución y que habilita otros derechos, como el relativo al acceso a la información.

De acuerdo con la Política para la Transición a la Televisión Digital Terrestre (TDT), el cese de señales analógicas debe aplicarse cuando se alcance un nivel de penetración, con receptores o decodificadores aptos para recibir transmisiones digitales, en 90 por ciento o más de los hogares de escasos recursos definidos por la Sedesol.

Aseguraron que las contrastantes cifras que fueron presentadas recientemente indican, independientemente del ángulo del cual se analicen, que se trata de un efecto regresivo, al afectar negativamente a la población social y económicamente más desfavorecida, que antes si tenía acceso a este servicio gratuito.

Es decir los segmentos “D” y “DE” que representan a la clase más pobre del país, serán los más afectados por la terminación de las señales analógicas.

Aseguraron que el proceso de apagón analógico está ordenado a nivel constitucional, para concretarse al finalizar el año, pero su instrumentación ineficiente afectará otros mandatos constitucionales como el del derecho a la información, para aquellos hogares en los que la televisión constituye su principal y en ocasiones hasta su único medio de acceso a estos contenidos.

Es por todo esto que el Instituto del Derecho de las Telecomunicaciones (IDET) aboga por el cumplimiento del marco legal, pero también del constitucional que privilegia que el estado garantice el derecho de acceso a la información.