Tras 40 años, vuelve el tren a Puerto Chiapas

Después de décadas en abandono ahora se proyecta detonar la carga en la terminal y en el corto plazo mover hasta 2 millones de toneladas al año.
El tren volvió a recorrer las vías en abril pasado.
El tren volvió a recorrer las vías en abril pasado. (Especial)

México

Casi 40 años pasaron para que la vía que conecta al ferrocarril Chiapas Mayab con Puerto Chiapas se ocupara de nuevo; ahora es una infraestructura que marcará un antes y un después en su historia.

El silbato de una locomotora se escuchó de nuevo en el puerto en abril pasado, al hacer un recorrido de reconocimiento hasta la terminal de Gramosa, uno de los principales comercializadores de grano en el país, que en 2013 invirtió 70 millones de pesos para una terminal agrícola en Puerto Chiapas, antes conocido como Puerto Madero.

Una vez abierta esa conexión, los proyectos para detonar la carga en el puerto son ambiciosos, pues las autoridades prevén pasar en el largo plazo de 87 mil toneladas manejadas en 2013 a 2 millones, lo que significará un crecimiento exponencial impulsado por la carga de cemento, acero, azúcar y titanio, e incluso iniciar una ruta de cabotaje entre Puerto Chiapas y Lázaro Cárdenas, sostuvo el director del puerto, Édgar Reyes González.

En entrevista, comentó que las empresas Cemex y Cementos Moctezuma están cerrando números con el ferrocarril, además se tiene el proyecto de no solo reactivar la conexión ferroviaria, sino también la marítima, con una nueva ruta de cabotaje entre Puerto Chiapas, Lázaro Cárdenas y Manzanillo, que operaría la empresa Bulk Shipping de México.

Al considerar las limitantes en las aduanas de los puertos para el cabotaje, ya que en la mayor parte de las terminales no se distingue si es de tráfico doméstico o de altura, Reyes explicó que la conexión con el puerto Lázaro Cárdenas es un proyecto que conoce el administrador general de Aduanas, Alejandro Chacón, en el que se trabajó en la administración pasada, cuando ocupó la Coordinación General de Puertos y Marina Mercante.

Explicó que es un proyecto que se trabaja desde hace dos años; no se tiene que esperar cambios de regulación aduanera, sino de adecuación física. La Administración General de Aduanas conoció y trabajó el proyecto y se tiene una preaprobación.

En la búsqueda de flujo de carga para Puerto Chiapas, su director indicó que se prevé desarrollar dos corredores marítimos con opciones de interconectividad, el primero es una ruta México Pacífico enlazada con Manzanillo, Lázaro Cárdenas, Salina Cruz, Puerto Chiapas, y el segundo sería México-Centroamérica.

“En un par de meses estaríamos dando la noticia de un servicio regular de cabotaje, tocando Puerto Chiapas, y trabajamos sobre la perspectiva de un transporte marítimo de corta distancia con Centroamérica, donde el primer punto a considerar sería Puerto Quetzal, Guatemala”, sostuvo Édgar Reyes.

Entre las ventajas para conectar con Guatemala vía marítima está que en el cruce fronterizo se evitará el trasvase de la carga, es decir, pasarla de un transporte a otro, aunado a que, pese a que la distancia con Guatemala no es mayor a 350 kilómetros, desafortunadamente puede tomar hasta 10 horas un viaje, por la baja velocidad, ya que se transita por zonas rurales y densamente pobladas.

De ocupar la ruta marítima entre Puerto Chiapas y Centroamérica se apoyará el desarrollo de un centro logístico en la terminal marítima, donde se tiene un recinto fiscalizador estratégico, que tiene las bondades fiscales de una zona franca y con el cual se impulsará el comercio.

Rezago y potencial

Varios factores impiden desarrollar el transporte terrestre con costos competitivos en el sureste, entre ellos el rezago en infraestructura y su calidad, la dispersión geográfica de la población y de los centros de producción, una orografía complicada y frecuentes desastres naturales que dañan gravemente las carreteras y las vías ferroviarias, según un estudio de la consultora Idom.

Particular es el caso del huracán en 2005, pues tras su paso se perdieron 241 kilómetros de vía del ferrocarril Chiapas Mayab, línea que recorre el sureste del país y tiene una longitud de mil 549 kilómetros, en las que el gobierno federal, mediante el ferrocarril Istmo de Tehuantepec, operador de la vía, invirtió cerca de mil 551 millones de pesos para reparar los daños.

La actividad en la terminal marítima es escasa, pues entre la carga que opera destaca el manejo de atún congelado que es procesado dentro del puerto. El área de influencia se limitaba a la exportación de perecederos en la zona del Soconusco y al movimiento de atún, de acuerdo con un diagnóstico de la consultora Olyver Wyman.

Con miras a aprovechar nuevas cargas, a partir de la instalación de una terminal de almacenamiento y distribución de diésel y gasolina de Pemex, en 2011 la administración portuaria integral de Chiapas solicitó la rehabilitación de la vía que conecta la localidad de Los Toros con el puerto, la cual tuvo un costo de 82 millones de pesos.

La conexión con el puerto y la vía del Chiapas Mayab fue posible hasta que se concluyó el Libramiento de Tapachula, en febrero pasado.

El director general del ferrocarril del Istmo de Tehuantepec, Gustavo Baca, apuntó que el compromiso es proporcionar el servicio de transporte de carga a las instalaciones de Pemex, con entrada por el lado sur de Tapachula en tanto dichas instalaciones sean reubicadas en la ruta Los Toros- Puerto Chiapas.