10 años de una cooperativa que ha vendido millones de llantas

Han colocado más de 25 millones de neumáticos en el mundo desde que tomaron el control y producen cerca de 18 mil al día. El próximo objetivo es el mercado de América del Sur.

Guadalajara

Durante tres años, un mes y diez días pelearon contra una empresa trasnacional que trataba de cerrar la fábrica que les había dado empleo durante años y no lo permitieron. Trabajadores sindicalizados de Euzkadi pelearon en huelga y consiguieron quedarse con el 50 por ciento de la planta de producción de llantas de El Salto y ahora, a diez años de trabajarla por su parte funcionando como una cooperativa, con el apoyo de diversas compañías, han vendido más de 25 millones de llantas en todo el mundo.

“Fue un proceso duro, difícil. Yo pensaba que el tiempo que duró la huelga, cerrada la planta, iba a ser lo más difícil que íbamos a poder vivir los obreros de Euzkadi en aquel momento, pero no sabíamos qué iba a pasar cuando realmente nos entregan la fábrica. El funcionario de la Continental dijo ‘vengo a entregar el muerto’. Lo cierto es que eso nos caló muy hondo, y una planta que estaba abandonada por 1,141 días era no difícil, sino lo que le sigue para echarla a volar”, señala Jesús Torres Nuño, presidente del consejo de administración de Trabajadores Democráticos de Occidente (Tradoc), cooperativa que fundaron los empleados de Continental Tire, el cuarto productor mundial de neumáticos que producía su marca Euzkadi en Jalisco.

Durante el conflicto el sindicato controló el exterior de la planta, pero el interior estuvo bajo el mando de Continental. No querían que la trasnacional alemana sacara la maquinaria pero tampoco querían que la huelga terminara de manera violenta, comenta Torres Nuño. “El sindicato no permitía que sacaran maquinaria, había de última generación en aquellos años, y ellos lo que hicieron fue romper las máquinas desde abajo y moverlas porque en algún momento pensaron en romper la huelga violentamente y sacar las máquinas que tenemos en la planta hoy todavía funcionando para recuperar inversión y para que siguieran funcionando en la otra planta que tienen en San Luis Potosí”, lo cual no lograron debido a las constantes guardias de los empleados inconformes.

EL INCIO DE LA ODISEA

Cuando en enero de 2005 lograron el acuerdo con Continental los miembros de Tradoc no tenían idea de lo que iban a hacer. Las máquinas estaban desarmadas y los animales habían aprovechado el tiempo para hacer de la fábrica su nueva casa. Les dijeron que tardarían al menos un año en producir algo, sin embargo, gracias al esfuerzo lo lograron mucho antes.

“Cuando se abre la fábrica nos damos cuenta que no era un muerto, era más que un muerto. La poquita sangre que le podía haber quedado con las máquinas de última generación las encontramos totalmente destrozadas en la parte final del almacén, y había que regresarlas y hacerlas producir otra vez. La Continental dentro del acuerdo que tuvo en 2005 establecía que ellos nos iban a dar asesoría para volver a echar a volar la fábrica y ellos en un cronograma que tenían planteaban cuando menos un año para empezar a producir. Yo te quiero decir que cinco meses después de tomar la fábrica estaba saliendo la primer llanta de las más de 25 millones que han salido hasta este momento”, agrega Jesús Torres.

Los miembros de la cooperativa dejaron de lado su orgullo de ser ingenieros calificados o trabajadores de escritorio y pusieron de su parte para sacar el negocio adelante, lo cual fue clave para el éxito que han tenido hasta el momento.

Al recibir la fábrica por parte de Continental los trabajadores recibieron el 50 por ciento de su valor, el otro 50 por ciento fue vendido a una comercializadora del Bajío llamada Llanti System, pero la alianza no duró mucho pues la estrategia comercial no era la más adecuada, asegura Jesús Torres.

“Este ciclo llegó a su fin en 2008. En 2008 nosotros vimos la necesidad y ya el agua nos estaba llegando al cuello, nos hacía falta tecnología, había que invertir muchísimo. […] Se necesitaba un cliente que pudiera consumir millones de llantas por año, eso no lo teníamos y tuvimos que caer en aquellos años con empresas que, me parece, son buitres en el mercado, como Walmart, Coppel, ese tipo de empresas que te tienen apretadísimo. Eran las únicas que nos comproban y a precios abajo del costo”, señala el ex líder del sindicato.

LLEGADA DE COOPER TIRE

En 2008 y tras estar en pláticas con varias empresas internacionales, Cooper Tire llegó e invirtió en la fábrica. Las acciones crecieron y quedaron en 42 por ciento para los trabajadores, 16 por ciento para Cooper y 42 por ciento para Llanti System, quienes poco después vendieron su participación a los norteamericanos. Parecía que el final de la cooperativa llegaba, pero no sucedió así. “En la lógica no checa, sin embargo, encontramos objetivos comunes, teníamos la planta, la mano de obra, los trabajadores eran propietarios de la planta. […] Con esta alianza ganamos competitividad a nivel mundial, distribución a nivel mundial, prácticamente el 75 por ciento de la capacidad de producción de la planta va a Estados Unidos, y ahorita estamos buscando mercados emergentes, alternos, como Brasil, Argentina, Uruguay”, agrega el presidente del consejo de administración.

En los últimos diez años se han invertido cerca de 50 millones de dólares en la compra de maquinaria y en la ampliación del área productiva, sin embargo, no se ha perdido ambiente de trabajo familiar en ella. Los cooperativistas se saludan y platican un poco cuando se encuentran en los pasillos. Todos son en parte dueños del negocio.

En este momento salen de la planta alrededor de 18 mil llantas cada día, el objetivo es llegar a 25 mil diarias en los próximos cinco años, para lo que necesitan hacer aún más grande la zona de producción y comprar nueva maquinaria para los procesos que ya están rebasados. “De cuando la tomamos en 2005 a la fecha prácticamente el 40 por ciento de la capacidad productiva ha sido cambiada. Son más de 50 millones de dólares de inversión. La perspectiva a futuro es seguir creciendo. Para Cooper y para nosotros es muy importante atacar los mercados de Sudamérica, tiene un potencial enorme y creemos que la planta tiene que ser la proveedora de este mercado”, agregó Torres Nuño.

EVOLUCIÓN DE UNA COMPAÑÍA TRANSNACIONAL A UNA EMPRESA COOPERATIVA

16 DE DICIEMBRE DE 2001
Trabajadores de Euzkadi fueron informados que Continental Tire terminaba sus operaciones en México y decidieron montar guardia para que no sacaran la maquinaria.

22 DE ENERO DE 2002
Estalla la huelga, acompañada de una fuerte movilización de trabajadores.

31 DE ENERO DE 2002
Comienza la marcha de los trabajadores a la Ciudad de México; visitaron Aguascalientes, San Luis Potosí, Guanajuato, Hidalgo, Puebla y Atenco.

5 DE FEBRERO DE 2002
La Junta Federal de Conciliación y Arbitraje emitió una resolución, señalando que la huelga era improcedente, carecía de sustento jurídico y ordenaba que el expediente fuera archivado.

23 DE MARZO DE 2002
El Sindicato Nacional Revolucionario de Trabajadores de Euzkadi (SNRTE) solicitó un amparo en contra de la resolución de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje.

28 DE JUNIO DE 2002
La empresa Continental Tire da ultimátum para que la planta de El Salto sea desalojada.

16 DE DICIEMBRE 2002
Euzkadi cumple un año del cierre. En ese lapso mueren dos trabajadores, 250 sindicalizados optaron por la liquidación y al menos 150 emigraron a EU.

30 DE ENERO DE 2003
Protesta ante Vicente Fox en su visita a Alemania; se le entregó un documento en demanda de una resolución satisfactoria al conflicto y el reconocimiento del derecho a huelga.

19 DE FEBRERO DE 2003
La Junta Federal de Conciliación y Arbitraje no acata la resolución de amparo y emite una nueva, reiterando que la huelga era inviable jurídicamente.

21 DE FEBRERO DE 2003
Es presentada la solicitud de amparo por el SNRTE contra la resolución de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje.

DEL 20 AL 29 DE MAYO DE 2003
Integrantes del sindicato de Euzkadi realizan una segunda gira por Europa para dar entrevistas, participar en foros, reuniones con organizaciones de derechos humanos y sindicales, provocando reacciones internacionales.

8 DE SEPTIEMBRE DE 2003
Por primera vez, representantes de los gobiernos estatal y federal participan en las negociaciones entre Continental Tire y el sindicato, para buscar una salida al conflicto.

17 DE FEBRERO DE 2004
La Junta Federal de Conciliación y Arbitraje rectificó su fallo inicial en el que declaraba “improcedente” la huelga.

17 DE ENERO DE 2005
Con el presidente de México, Vicente Fox, como testigo, terminó el conflicto entre la llantera y el sindicato. Los obreros serán copropietarios de la planta en 50 por ciento.

26 DE ENERO DE 2005
Los directivos de Continental y Llanti Systems, así como los trabajadores, firman el contrato de compraventa de la planta, con lo que nace la nueva e histórica cooperativa.

JUNIO DE 2008
Cooper Tire & Rubber Company anuncia una inversión de 31 millones de dólares para comprar acciones de la planta.

NOVIEMBRE DE 2012
La cooperativa recibe el Galardón Jalisco a la Exportación 2012 por sus actividades de venta fuera del país. Cerca del 75 por ciento de la producción de la planta se vende en Estados Unidos.