Alertan por pausa en la inversión extranjera

De acuerdo al director general del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado, Luis Foncerrada Pascal, México debe dar señales de confianza para el crecimiento económico.

Monterrey

Aunque hasta el momento son pocos los casos de empresas que han decidido frenar sus inversiones en México por amenazas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hay indicadores de que la Inversión Extranjera Directa (IED) se está deteniendo, alertó Luis Foncerrada Pascal, director general del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

Durante su visita a Nuevo León, el especialista explicó que la única manera de promover el crecimiento económico, la creación de empleos y la calidad de vida de los mexicanos, es promoviendo la inversión, por lo que las autoridades deben ser cuidadosas y evitar que ésta disminuya.

Sobre todo porque hay señales de que las empresas están deteniendo o pausando inversiones, no necesariamente cancelando, por lo que el país debe dar señales de confianza, y esperar a que las autoridades estadunidenses den más indicios sobre su política extranjera y económica.

"Creemos que con todas estas amenazas, y al no saber todavía lo que va a venir realmente por parte de Estados Unidos, es evidente que mucha Inversión Extranjera Directa se está deteniendo. Yo no diría cancelando, pero si posponiendo. Aún lo que vimos en Ford, fue una señal ambigua; dijo que se iba a crear algo pero también que iba a continuar con su planta en Hermosillo.

"Los japoneses y los alemanes ya dijeron 'nosotros seguimos', pero si alguna inversión extranjera directa se puso en pausa, hay que ver por qué; la incertidumbre es muy alta todavía, no es una buena señal", argumentó Foncerrada Pascal.

La inversión privada es entonces la que más necesita ser promovida, no la pública, según refirió.

"Es necesario que se promueva la inversión para poder asegurar que el vasto universo de personas desempleadas o subempleadas en México pueda conseguir empleo y mejorar su calidad de vida", dijo.

Aunque no descartó la importancia de la inversión pública; aunque crean solo empleos temporales (por lo general), las inversiones en infraestructura son necesarias para el país que sufre de "cuellos de botella de infraestructura" y necesita obras que promuevan la competitividad del mismo.

"Sólo hay una manera de crear empleo, sólo una, y es inversión. Y sí tenemos requerimientos de empleo muy importantes en el país, si sumamos a los disponibles, más los desempleados, más los subempleados, tenemos más de 10 millones de personas que buscan un empleo fijo y bien remunerado. La única manera de solucionarlo es con inversión privada", insistió.

Por lo tanto, argumentó Foncerrada Pascal, es importante que se delineen políticas públicas que propicien mejorar la inversión privada: un sistema fiscal que la propicie, y que no sea sólo recaudatorio, y simplificar el marco regulatorio a nivel municipal, estatal y federal.

Es indudable que el objetivo principal de la política pública debería ser propiciar la inversión, para propiciar el empleo, y finalmente la calidad de vida, consideró.

"Cualquier otra cosa es populista e ineficaz", concluyó.