• Regístrate
Estás leyendo:
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 22:45 Hoy

‘Alarma’ deuda de México, casi 40% del PIB: Moody’s

El gobierno ha realizado un esfuerzo para disminuir el déficit y el gasto públicos, pero no ha sido suficiente, lo que mantiene la perspectiva del país en terreno negativo: Jaime Reusche.

Publicidad
Publicidad

César Barboza

Moody’s advirtió que la deuda del gobierno mexicano se encuentra en estado de “alarma” debido a que puede alcanzar 40 por ciento del producto interno bruto en los próximos años, señaló en conferencia Jaime Reusche, analista de la agencia calificadora de riesgo.

Un factor que presiona las obligaciones de deuda del gobierno federal es la situación financiera de Pemex, ahora empresa productiva del Estado, que no ha podido impulsar su producción y experimenta una reducción sustancial en sus ingresos por el entorno bajo de los precios del petróleo, explica la firma.

La Secretaría de Hacienda informó esta semana que el saldo histórico de los requerimientos financieros del sector gobierno —la medida más amplia de deuda pública— superarán en proporción 50 por ciento del PIB para este año, lo que rebasó la expectativa inicial de 48.6 por ciento que la propia dependencia estableció en el documento sobre los precriterios, publicado en abril pasado por la propia dependencia.

El especialista indicó que aunque la deuda ha mostrado un crecimiento lento y se mantiene relativamente estable respecto a otras economías, en los últimos años este pasivo ha repuntado a un ritmo sostenido y se ha conjugado con otros factores de riesgo, como un débil crecimiento económico y fallas institucionales como la corrupción.

Reusche consideró que las autoridades mexicanas han realizado un esfuerzo para disminuir el déficit y el gasto públicos, pero no ha sido suficiente, lo que mantiene la perspectiva de México en terreno negativo, por lo que se enfrentan retos como contener el incremento de la deuda pública, consolidar el régimen fiscal y disminuir el gasto de Pemex.

Moody’s sostiene una calificación A3 con perspectiva negativa, por lo que mantendrá esta nota en revisión por un periodo de entre 12 y 24 meses para una posible reducción, que en caso de concretarse afectaría las condiciones para el gobierno federal, al encarecer su acceso al financiamiento en los mercados internacionales.

Reusche añadió que también se considera el riesgo de que Donald Trump gane la presidencia de Estados Unidos, aunque es poco factible, ya que existe un marco institucional a favor del libre comercio “bastante fuerte” en ese país.

Esta semana la agencia Standard & Poor’s cambió la perspectiva crediticia de México de estable a negativa, por lo que recomendó —en una teleconferencia para presentar sus argumentos— fortalecer las políticas concernientes a la reducción de deuda y afinar el marco institucional para mejorar la perspectiva de inversión.

MAS APOYO A PEMEX

La calificadora Moody’s espera que el gobierno mexicano inyecte más recursos a Pemex el próximo año, debido a su alto nivel de deuda, y como una señal de apoyo durante el entorno de bajos precios del crudo, con el objetivo de evitar un mayor deterioro de la situación financiera de la compañía.

“La empresa debe 86 mil millones de dólares y fondea un Capex (inversión de capital) bastante bajo de 10 mil millones de dólares al año, con recursos de terceros, y paga intereses anuales por 7 mil millones de dólares, también con recursos de terceros”, señaló en conferencia Nymia Almeida, analista de la calificación de la petrolera.

El apoyo del gobierno es crucial para que Pemex pueda mantener su situación y calificación financiera a flote, pero existe el riesgo de que esta intervención gubernamental aumente si Pemex no cumple con su proceso de reestructuración, que incluye reducción de costos y generar mayor eficiencia, añadió.

Moody’s dijo que el gobierno tiene la tarea de llevar con éxito el proceso de consolidación fiscal, lo que permitirá tener espacio para absorber los pasivos contingentes, como el de Pemex, y otorgar apoyos.

“El principal pasivo contingente es Pemex y México ha perdido espacio fiscal respecto a hace cinco años. Se pueden absorber pasivos contingentes pero hasta cierto punto. Este año se ha absorbido el apoyo que se le entregó a Pemex”, señaló Jaime Reusche.

BASES SÓLIDAS: GONZÁLEZ ANAYA

En el seminario anual de Moody’s, el director general de Pemex, José Antonio González Anaya, reconoció que la empresa productiva del Estado enfrenta una situación complicada, pero aseguró que tiene bases sólidas para enfrentarla, principalmente por la reforma energética.

Indicó que la petrolera está trabajando para reducir su estructura de costos y compartir riesgos a través de proyectos con la iniciativa privada, con el fin de aumentar su producción, además de que continuará con una reducción a su gasto, y con los recursos entregados por el gobierno federal está mejorando su perspectiva financiera.

“Bajarle el riesgo a la deuda en cuatro meses en 100 puntos base, no está mal, estamos trabajando para avanzar más”. Indicó que es necesario mantener el compromiso del ajuste, mejorar el control del presupuesto y usar las figuras previstas en la reforma energética.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.