El ajuste a Pemex no contradice su rescate

El gobierno utilizará el remanente del Banxico para reducir los pasivos de la empresa, expresó el titular de Hacienda.

México


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]

El secretario de Hacienda, Luis Videgaray, descartó que exista una contradicción entre el ajuste de 100 mil millones de pesos al presupuesto de Petróleos Mexicanos y el rescate financiero que se negocia con ésta, ya que el capital de respaldo se destinará a liquidar deudas, incluidos pagos vencidos a proveedores.

Videgaray aseguró, en entrevista con Radio Centro, que la capitalización de Pemex se realizará sin debilitar las finanzas del gobierno, y se prevé que una parte del remanente de las operaciones del Banco de México se use para reducir los pasivos de la empresa productiva del Estado.

"Al tiempo que Pemex realiza ajustes que son impostergables y obligados para toda la industria petrolera nacional, el gobierno, como dueño de Pemex y accionista al 100 por ciento, realizará una capitalización", indicó. "No para generar gasto en Pemex, sino para fortalecer su posición financiera, a fin de reducir sus pasivos, endeudamiento y necesidades de fondeo".

Los remanentes del Banxico son ganancias por operaciones realizadas cuando aumenta el tipo de cambio. El año pasado este concepto superó 31.4 mil millones de pesos. La mayor parte de ese sobrante se usará para reducir la deuda pública en 2016, según las modificaciones a la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria aprobadas el año pasado.

Parte de la deuda del sector público proviene de Pemex, por lo que se puede destinar algo de esos remanentes a su pasivo, dijo Videgaray en otra entrevista con Grupo Fórmula.

"Pero eso es algo que habremos de evaluar, hay tiempo, a partir de que conozcamos los remanentes del Banxico", señaló el titular de Hacienda.

El secretario recordó que Pemex y el gobierno trabajaron en reformar el régimen de pensiones y el contrato colectivo de trabajo, con el objetivo de reducir ese endeudamiento, "y recibir un apoyo complementario del gobierno precisamente para el pago de pasivos".

En la entrevista radiofónica, Videgaray indicó que ese tipo de ajustes presupuestales permiten al gobierno no aumentar impuestos, y no financiar la falta de ingresos con más deuda, "sino ajustándonos particularmente en el área donde necesitamos hacerlo, porque es el área más afectada por la caída del precio del petróleo", señaló.

Piden corrección a gasto

Respecto a que la capitalización para el pago de deuda en general de Pemex ocupe parte del remanente de operación del Banxico, algunas fuentes la consideran una medida viable, toda vez que se espera que el del ejercicio fiscal de 2015 sea mayor al de 2014, cuando fue de 31.4 mil millones de pesos.

El año pasado Hacienda dijo que parte del ingreso extraordinario del Banxico se iba a destinar al gasto de infraestructura. El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, Gustavo Arballo, comentó que ojalá no sea así, aunque el gobierno tiene facultades para hacerlo. Sin embargo, para él, lo que Pemex tiene que hacer es una exhaustiva corrección para bajar su gasto corriente.

El director general de la petrolera, José Antonio González Anaya, dijo en diferentes entrevistas que con el ajuste de 100 mil millones de pesos, en primer lugar se van a abocar en reducir los gastos corporativos y administrativos, así como priorizar los proyectos de inversión.

En segundo lugar, aseguró que van a dar puntual cumplimiento a las obligaciones financieras, "para que no repercuta en el precio". Y en tercer lugar se fomentará la competencia y la transparencia en los procesos de adquisiciones de bienes y servicios.

Asimismo, aseguró que la empresa productiva del Estado no se irá a la quiebra. "Pemex es una empresa solvente, con unas reservas petroleras muy importantes, pero que en este nuevo entorno, como todos las petroleras del mundo, nos tenemos que ajustar a esta nueva realidad".

Con información de: César Barboza y Patricia Tapia