Air France negocia con Alitalia para adquirir la aerolínea

Eventual oferta conjunta con easyJet.
La francesa intentó comprar la italiana en 2008.
La francesa intentó comprar la italiana en 2008. (Gonzalo Fuentes/Reuters)

Roma y París

Air France-KLM sostiene conversaciones con Alitalia para participar en la competencia para adquirir la emblemática aerolínea italiana en problemas, una década después de que sus esfuerzos para comprar a su par se vinieron abajo por la oposición política.

De acuerdo con personas familiarizadas con la situación, los comisionados de Alitalia designados por el gobierno se reunieron con ejecutivos de AF-KLM en París la semana pasada para discutir el interés de la línea aérea franco-holandesa de unirse a la licitación, posiblemente a través de una oferta conjunta con easyJet, la aerolínea británica de bajo costo.

La llegada a escena de AF-KLM marca un nuevo giro en la saga de mucho tiempo que rodea la suerte de Alitalia, convirtiendo el control de los cielos italianos en un campo de batalla clave para el sector europeo de las líneas aéreas.

La aerolínea italiana cayó en bancarrota el año pasado, después de que los empleados rechazaron un acuerdo salarial y de prestaciones que presentó la empresa, en la que Etihad, la aerolínea con sede en los Emiratos Árabes Unidos, tenía una gran inversión.

Ahora bajo el control del gobierno, la aerolínea intenta atraer compradores potenciales, pero sufre para encontrar una opción atractiva. Una oferta conjunta de AF-KLM con easyJet se uniría a Lufthansa, la aerolínea alemana, y Cerberus Capital Management, el grupo de capital privado, como los candidatos con mayor potencial para comprar Alitalia.

Este mes, AF-KLM negó que ya hubiera presentado una oferta por Alitalia, pero no descartó el interés de hacerlo en el corto plazo. Personas familiarizadas con la situación dicen que AF-KLM podría sentirse atrapada entre Lufthansa e IAG, que es propietaria de British Airways, y que la presencia en Italia a través de Vueling, una aerolínea española de bajo costo, así que tal vez no quiera dejar de participar en la licitación italiana.

Sin embargo, AF ya quedó con quemaduras en un intento anterior para comprar Alitalia en 2008, que se vino abajo por la oposición política, ya que el gobierno de centroderecha encabezado por Silvio Berlusconi en esa época presionó en su lugar por un rescate totalmente italiano de la línea aérea.

“No creo que la experiencia pasada ni de KLM o Air France en su relación con Alitalia nos aliente a repetir la experiencia de una presencia directa en Italia”, dijo el año pasado Jean-Marc Janaillac, director ejecutivo de AF-KLM.

Sin embargo, dejó un margen de maniobra cuando dijo que AF-KLM “esperará a ver lo que suceda” con los comisionados, y “ajustaremos nuestra posición en consecuencia”.

Alitalia —y el gobierno italiano— esperaba cerrar la venta a finales del año pasado, pero no se consideró que las ofertas que llegaron a finales de 2017 fueran lo suficientemente sólidas como para merecer algún tipo de negociación exclusiva, mucho menos para un acuerdo formal.