¿Qué datos económicos hay que seguir esta semana?

La Reserva Federal de Estados Unidos publicará su decisión de política monetaria y  será importante observar el tono que adopte en torno a su percepción de la actividad económica.
Peso mexicano.
Para el caso del peso, detalló, el tipo de cambio seguirá enfrentando una importante resistencia. (Reuters)

Ciudad de México

Esta semana se anticipa volatilidad en los mercados financieros y presiones sobre la divisa mexicana, debido que la Reserva Federal de Estados Unidos publicará su decisión de política monetaria, y si bien no se espera que, por el momento, la institución central eleve su tasa de interés de referencia, sí será importante observar el tono que adopte en torno a su percepción de la actividad económica, el empleo y la inflación, señalaron analistas del mercado.

La semana pasada, el peso cerró con una depreciación de 0.72 por ciento o 12 centavos, al cotizarse alrededor de 16.59 pesos por dólar, luego de observar movimientos laterales durante la primera mitad de octubre, indicó el área de análisis de Banco Base.

Para la siguiente semana, explicó la institución financiera, se espera que el dólar continúe ganando terreno de forma moderada en los días previos al anuncio de la Reserva Federal programado para el miércoles 28 de octubre.

Para el caso del peso, detalló, el tipo de cambio seguirá enfrentando una importante resistencia en el nivel de 16.68 pesos por dólar, seguido del de 16.73, y en caso de que la Reserva Federal dé señales de que es probable que inicie un incremento a la tasa de fondos federales en diciembre, se anticipa que el dólar continúe ganando terreno, en particular frente al euro y frente a las divisas de países emergentes como la moneda mexicana.   

Es de recordar que en su último anunció de política monetaria, el Comité de Operaciones de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) de la Reserva Federal consideró que el nivel actual de la tasa de los fondos federales (de 0 a 0.25 por ciento) es apropiado.

Esto en un contexto donde la actividad de la primera economía del mundo se expande a un ritmo moderado, pues si bien el gasto en los hogares y la inversión fija aumentaron ligeramente, al tiempo que en el sector vivienda se observó una mejoría mayor, el nivel de las exportaciones se mantuvo más débil.

Aunado a lo anterior, el FOMC consideró que los recientes eventos económicos y financieros globales es probable que frenen la actividad económica, lo que presionaría a un nivel más bajo de inflación en el vecino país del norte.

Posterior a la reunión de la Reserva Federal, el Banco de México también publicará su anuncio de política monetaria, y se espera que mantenga la tasa de interés de referencia en el mínimo histórico de 3 por ciento.

Expertos de Banorte-Ixe consideran que el comunicado del Banxico se centrará en dos aspectos: que el balance de riesgos para la inflación ha mejorado; y en la probabilidad de que el Reserva Federal retrase el inicio de su proceso de normalización. En consecuencia, esperan que la Junta de Gobierno reitere que en ausencia de presiones inflacionarias y con crecimiento moderado en México, estará enfocada en el momento en el que la Reserva Federal inicie su ciclo de alza de tasa de interés.

Adicionalmente, en México se publicará el reporte del Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE)  de agosto y la balanza comercial de septiembre. Para el primer indicador el consenso de especialistas del mercado prevé un aumento de 2.4 por ciento, por arriba del dato previo de 2 por ciento; y para el segundo se anticipa una caída de 4 por ciento en las exportaciones totales, y un incremento de 4 por ciento en las importaciones.