¿Cuáles indicadores económicos hay que seguir esta semana?

La inflación de la primera semana de noviembre, las ventas minoristas, el desempleo y la balanza comercial marcarán la semana de los mercados.
Cada vez se prefiere comprar en autoservicios mayoristas. En el listado de Millward de valor de marca, Bodega Aurrerá, de Walmart, subió al puesto 14 del 20 en un año
Se dará a conocer el reporte de las ventas minoristas. (Foto: Cortesía )

Ciudad de México

Esta semana será publicada la inflación de la primera quincena de noviembre y se espera que refleje un efecto positivo por el Buen Fin, en virtud de los descuentos observados en alimentos procesados y otras mercancías, señalaron analistas del mercado.

También se dará a conocer el reporte de las ventas minoristas, el desempleo y la balanza comercial. Para los dos primeros indicadores se anticipan cifras positivas, favorecidas por un mayor dinamismo del mercado interno y el mejor desempeño del mercado laboral; en contraste, los datos de comercio exterior estarán impactados por las exportaciones petroleras, dada la caída en los precios y producción de crudo, así como por la demanda externa, indicaron expertos.

De acuerdo con cifras de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), alrededor de 20 por ciento del consumo en supermercados durante el Buen Fin se dirige a la adquisición de despensa, 65 por ciento a aparatos eléctricos y electrónicos, 19.1 a productos de consumo general y 15.9 por ciento a ropa y calzado.

Es así que el área de análisis de Banorte-Ixe estima que en la primera quincena de noviembre, el Índice Nacional de Precios al Consumidor aumente 0.7 por ciento, mientras que para el índice subyacente —que excluye el precio de bienes y servicios más volátiles, como agropecuarios y energéticos— prevé una caída de 0.01 por ciento, lo cual se explicará por presiones sobre los precios de los energéticos, ante el fin de los descuentos de verano sobre las tarifas eléctricas.

Adicionalmente, agregó Banorte, se esperan presiones sobre los precios de los productos agropecuarios; sin embargo, considera que los descuentos derivados del Buen Fin se traducirán en una reducción en el índice que mide la evolución de los precios de alimentos procesados, otras mercancías y tarifas aéreas.

En cuanto al comercio minorista, tras el sólido reporte de septiembre de las ventas de los establecimientos pertenecientes a la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales, con aumentos en tiendas iguales —aquellas de más de un año de operación— de 8 por ciento y en tiendas totales de 11.8 por ciento anual, analistas del mercado anticipan un resultado positivo en la publicación que dará el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), con un alza anual de 7.2 por ciento.

En cuanto a las cifras de empleo, el último reporte (septiembre) mostró que la tasa de desocupación fue menor a la registrada en 2014, y ajustada por estacionalidad presentó el nivel más bajo en casi siete años, al tiempo que la informalidad laboral presentó una ligera disminución; sin embargo, la subocupación —necesidad y disponibilidad para trabajar más horas— se incrementó.

El área de análisis de Grupo Financiero Invex señaló que el empleo estuvo impulsado, principalmente, por la industria de la construcción, el sector agropecuario y el de transformación; y estima que en la medida que se consolide el crecimiento económico se dará un incremento de la inserción laboral formal, aunque considera que el incremento de población activa es probable que aumente la presión sobre la tasa de desempleo; no obstante, espera que la creación de trabajo tome tracción.

Referente a la balanza comercial, Banorte-Ixe prevé una caída de 0.6 por ciento a tasa anual en las exportaciones, debido a un retroceso de 46.7 por ciento en las petroleras, derivado de la fuerte caída que presentó el precio de la mezcla mexicana; no obstante, esto se verá contrarrestado por un incremento de 3.9 por ciento anual en las ventas al exterior no petroleras.

Por el lado de las importaciones, Banorte espera un incremento de 6.3 por ciento anual, que reflejará un moderado avance de 1.4 por ciento en las de bienes de consumo, mientras que las de bienes intermedios es probable que crezcan 7.5 por ciento y 4.8 las de bienes de capital.