Pensiones, antesala para ajustar esquema de Afores

Las obligaciones del gobierno federal para cumplir con el pago de pensiones y jubilaciones va en aumento y es una señal de que nuevamente debe cambiar el sistema de ahorro para el retiro.
Un técnico en radioterapia del Hospital de Oncología del Centro Médico Nacional Siglo XXI, fue detenido por la PGR, luego de haber sido sorprendido cuando recibía dinero a cambio de anticipar una atención médica.
(Milenio-Archivo)

Ciudad de México

A pesar de las modificaciones al esquema de pensiones en 1997 para restar presión financiera a las finanzas públicas; el monto que destina el gobierno federal a este rubro viene en aumento. En el transcurso de los seis últimos años, el presupuesto asignado al rubro de “pensiones y jubilaciones a cargo del gobierno”, establecido en el Ramo 19, aumentó 120 por ciento.  

En 2006, al término de la administración de Vicente Fox,  el monto asignado a este concepto fue por 109 mil 811 millones de pesos. Al iniciar la administración de Enrique Peña Nieto esta obligación fue por 241 mil 719 millones de pesos.

Esta cantidad ha crecido, “porque la pirámide poblacional cambió, es decir el grueso de la población que antes trabajaba hoy se está jubilando. Años atrás había gente en activo que mantenía el pago de las pensiones”, explicó Edgar Castillo, especialista en administración de riesgos y estrategia financiera del Tecnológico de Monterrey.

“No es de extrañar que al observar esta nueva estructura de la pirámide el gobierno haya decido proponer el esquema de Pensión Universal para que los adultos mayores de 65 años, dispongan de los recursos para su vejez”.  

México, país de viejos 

Los diputados aprobaron destinar 45 mil 225 millones de pesos a este esquema  de seguridad social. Al mismo tiempo, lo que se puede anticipar a partir de la aprobación de este esquema, es que en el mediano plazo, tendrán que ocurrir modificaciones al esquema de ahorro para el retiro que actualmente prevalece en las Afore.    

Este esquema se caracteriza por la aportación de cada trabajador a la cuenta que tiene en su Afore para que, cuando llegue el tiempo de su retiro laboral disponga de esa cantidad y así solventar sus gastos.

Una característica más de este esquema radica en que la cantidad acumulada a la fecha del retiro será el monto de dinero de que disponga el trabajador. Esto es, si en su cuenta acumula un millón de pesos, podrá disponer de esta cantidad en el tiempo que decida hasta terminarla.