Advierten daño si México cede a petición de Hyundai Steel

La solicitud de importar acero sin cuotas compensatorias al país, abre la posibilidad de competencia en mercados nacionales, lo cual representaría un golpe duro al sector acero y siderúrgico.

Monterrey

Las empresas coreanas Hyundai Steel y Posco solicitaron la semana pasada el aval de México para incrementar la importación de acero sin cuotas compensatorias al país, una medida que prendió las luces y alertó a los industriales acereros de la región norte y nacionales.

De acuerdo con representantes empresariales, si la Secretaría de Economía (SE) les concede el visto bueno, representará un duro golpe para el sector acero y siderúrgico del país, ya azolado por las crecientes importaciones chinas de diversos productos de acero que han invadido el mercado y pegado a la competitividad de las industrias nacionales.

Las compañías coreanas solicitaron a la Secretaría de Economía, de manera formal, revocar una disposición que esta dependencia federal emitió hace tres años, precisamente por realizar prácticas desleales de comercio.

Un directivo de una empresa acerera local, que pidió el anonimato, señaló que esto ocurre en momentos en que el gobierno de los Estados Unidos decidió, la semana pasada, imponer cuotas anti-dumping a estas mismas empresas por realizar estas mismas prácticas, es decir, mientras allá les dan de palos, quieren desplazar aquí todo ese producto con el consecuente impacto para en el sector.

El pasado 25 de mayo, el Departamento de Comercio de los Estados Unidos fijó cuotas compensatorias del 47.8 por ciento a Huyndai y de 31.7 por ciento a Posco.

"Es decir, Hyundai Steel y Posco están buscando que en México se les exonere, mientras que en la Unión Americana les imponen cuotas compensatorias por las mismas prácticas, esto debe evitarse, por ello el llamado que hacemos a las autoridades.

"Si se revocara la disposición establecida por la Secretaría de Economía hace tres años, se corre el riesgo de que el acero coreano que no podrán ingresar a los Estados Unidos Hyundai y Posco lo desplacen a México, lo que sería un retroceso e iría invariablemente en detrimento de la industria nacional", enfatizó la fuente consultada.

Por su cuenta, Hyundai Steel solicitó a la Secretaría de Economía (SE) aumentar su cuota de 20 mil a 25 mil toneladas métricas este año, de 25 mil a 50 mil en 2017 y de 30 mil a 65 mil en 2018, a fin de cubrir las necesidades de producción de KIA, según se establece en el Diario Oficial de la Federación.

Hyundai Steel sostiene, en su petición, que ninguna acerera en México tiene la capacidad de suministrar a Kia productos de acero automotriz y deben superar las pruebas de calidad de la armadora automotriz.

Empresarios del sector puntualizaron que con lo que suministra la industria acerera en México, más las importaciones de Hyundai, se atienden las necesidades de acero automotriz que demandan las armadoras instaladas en territorio nacional.

"Esto es falso, no se justifica el que se esté solicitando incrementar las exportaciones a México, la autoridad no debe dejarse engañar, además es importante señalar que muchas acereras nacionales cuentan ya con certificaciones para proveer acero automotriz a las armadoras", dijo la fuente.

Adicionalmente, Hyundai establece como otra causa de su petición de mayor cupo la intención de abastecer el mercado comercial.

Para las fuentes consultadas, lo anterior confirma que la finalidad de Hyundai Steel no es necesariamente surtir de material a Kia en su planta en México.

"Sin duda, da la impresión que se está aprovechando del tema Kia para con la industria automotriz, con el consecuente riesgo para la industria automotriz mexicana", advirtieron.