Zurich Fianzas quiere tener 5 por ciento del mercado en un lustro

El elemento primordial es que el gobierno federal es el principal usuario de las fianzas, ya que requiere de éstas para sus contratistas; este instrumento es la mejor garantía por si ellos fallan, ...
“Esperamos una sinergia entre fianzas y seguros, para darle al cliente una cobertura global.”
“Esperamos una sinergia entre fianzas y seguros, para darle al cliente una cobertura global.” (Especial)

México

En 2014 las primas de fianzas pagadas dentro del país sumaron 700 millones de dólares, posicionando a México en el tercer o cuarto sitio mundial y el primero en América Latina, motivo por el cual Zurich Fianzas iniciará operaciones con un capital social de 100 millones de pesos y el objetivo de captar en un lustro 5 por ciento del mercado.

La fianza es una garantía que una persona o empresa compra para pagar un compromiso financiero previamente adquirido, que por algún imprevisto no puede cubrir.

En su estrategia global, Zurich determinó que México es prioritario, por lo que la firma está muy interesada en realizar inversiones, como en este caso la afianzadora, con altas expectativas, debido al futuro económico del país.

¿Qué importancia tienen las fianzas para el sistema financiero mexicano?

El mercado mexicano es el más grande de Latinoamérica, eso nos da la señal de la importancia en las operaciones mercantiles. En cuanto a la fianza, ésta tiene una gran importancia, porque es la garantía más conocida en todos los contratos que se celebran con gobierno y entre particulares, pues siempre es exigida como un cumplimiento de ellos.

¿A qué le apuesta Zurich para entrar ahora a ese mercado?

Siempre ha sido muy apetecible, porque es muy rentable y grande. Para Zurich, desde hace tres años, cuando se realizó el proyecto de la afianzadora, ha sido una de las estrategias del grupo, no solo con ésta, sino con las otras líneas de negocio. El grupo decidió que México tenía que ser uno de puntos estratégicos de crecimiento en el mundo, y la aprobación del proyecto es muestra de la importancia para Zurich.

Es así que tenemos una meta de crecimiento muy ambiciosa, ya lo logramos con los seguros, pero ahora queremos con las fianzas llegar a 5 por ciento de participación de mercado en un lustro.

¿Qué facilidades ve para entrar al mercado mexicano, comparado con otros países?

El principal elemento es que el gobierno federal es el principal usuario de las fianzas, ya que requiere de éstas para sus contratistas. La fianza es la mejor garantía por si ellos fallan.

¿La reforma financiera sentó las bases para entrar al mercado?

La reforma financiera, como la de telecomunicaciones y la energética, están facilitando que el sector en general siga creciendo, porque se van a necesitar más fianzas en el mercado. El programa de infraestructura garantiza inversiones muy fuertes en esta materia. Las grandes empresas y los proveedores que van a necesitar Pemex y CFE hacen que el mercado afianzador esté viviendo un buen momento, y esperamos que en los próximos tres o cinco años sigamos creciendo, afianzando las grandes obras que se van a realizar.

¿Considera que, además de la financiera, las otras reformas estructurales están contribuyendo a que ustedes entren al mercado?

Sí. Ayudan a que entremos al mercado y que el gobierno federal mantenga su desarrollo. También la nueva Ley de Seguros y Fianzas apuesta por las afianzadoras, por la garantía que representa este instrumento. Todas las reformas, directa o indirectamente, están garantizando el uso de la fianza como cumplimiento de las obligaciones.

¿Dónde ve mayor mercado, en el sector privado o en el gobierno?

En el gobierno, pues tiene que ejercer su presupuesto, sobre todo en infraestructura, y de ahí se van a derivar contratos, entre ellos puentes, carreteras y trenes; todo eso va a generar mucha demanda de fianzas.

No obstante, también entre particulares se está desarrollando el mercado, sobre todo en lo que llamamos programas de proveedores, en el que las grandes empresas formalizan cada vez más sus contratos con ellos y requieren una fianza en garantía de cumplimiento.

¿Cómo ve las condiciones para el gobierno en un contexto de recortes al gasto y limitantes para las obras de infraestructura?

Aunque haya recorte al gasto público las necesidades de infraestructura continúan, lo vemos todos los días con las carreteras y los puentes que se construyen cada año. Sin duda, mientras más grande sea el gasto público más contratos hay y más fianzas se generan; aunque haya recorte habrá crecimiento, sobre todo por el tema energético, que va a propiciar el desarrollo de
obras.

Hay proyectos energéticos que si bien no han sido cancelados, sí fueron pospuestos, debido a las condiciones que presenta el mercado
petrolero, ¿qué piensa de eso?

Efectivamente, no se han suspendido, se han pospuesto, y tarde o temprano se van a tener que hacer, puesto que son prioritarios para el gobierno. Si no es este año será el próximo o el siguiente. Sí esperamos que se dé un movimiento importante de obras y de presupuesto.

¿En qué tiempo considera que se estabilizarán las condiciones para reactivar los proyectos energéticos?

En cinco años ya veremos los resultados de los cambios, porque son muy profundos.

¿Considera que con la operación en fianzas fortalecerán otras áreas de negocio?

Sí. Porque Zurich intenta asegurar todo lo que nos rodea, y muy de la mano de las fianzas están los seguros de deuda civil, de responsabilidad civil; son coberturas que se engloban dentro del ramo de daños, en el que Zurich tiene mucho conocimiento, experiencia y sobre todo capacidad para asumir grandes riesgos. En ese tipo de obra civil, como el aeropuerto o los trenes, Zurich es un jugador muy importante, porque tiene la capacidad de asumir riesgos.

La estrategia es crecer en todas sus líneas de negocio y esperamos que haya una sinergia entre fianzas y seguros, de modo que podamos darle al cliente una cobertura global de sus necesidades.

¿Considera que se puede retomar el proyecto del tren de alta velocidad?

Estoy convencido de que será replanteado porque es muy necesario; requerimos un aeropuerto nuevo, autopistas que conecten a las principales ciudades, trenes que unan al Distrito Federal. El crecimiento está ahí y esas obras se tienen que hacer, porque el país sigue creciendo y continúa llegando inversión extranjera.

¿Prevé algunos riesgos o limitantes para cumplir con la meta establecida?

Limitantes no, el mercado mexicano es muy desarrollado. Hay afianzadoras que dan muy buen servicio y nosotros nos tenemos que alinear a ese nivel, para ello debemos dar un producto de calidad. En todo caso, aunque pequeña, sería la competencia de 16 compañías.

¿La depreciación del tipo de cambio, el alza de las tasas de interés en Estados Unidos, la debilidad del mercado interno, la reducción del gasto público y la caída en los precios del petróleo no son factores de riesgo?

En general no veo una situación crítica en México, yo veo al país bien, dependiendo de factores macroeconómicos, pero no que nos afecten; el mercado es muy grande y tenemos mucho que conquistar. Si esas variables se mantienen en ese mismo ritmo se convertirán en una amenaza, pero no espero que continúen igual.