Wetherspoon y Heineken resuelven disputa en Irlanda

La relación comercial entre las firmas es de 60 millones de libras anuales.
El "public house" en Gran Bretaña.
El "public house" en Gran Bretaña. (Shutterstock)

Irlanda

JD Wetherspoon dijo que servirá nuevamente cervezas Heineken en sus pubs, luego de que las compañías resolvieron una disputa sobre precios en Irlanda.

La cadena de pubs, que maneja casi mil en Reino Unido y empieza su expansión en Irlanda, dijo en diciembre que no vendería los productos de la marca holandesa de bebidas después de que acusó a Heineken de negarse a abastecer algunas cervezas a un nuevo pub en Irlanda.

La disputa fue la segunda de Wetherspoon con una cervecera en Irlanda, donde los analistas dicen que una industria fragmentada de pubs significa que los proveedores tienen un considerable poder de negociación. Aunque la empresa únicamente tiene dos locales en el país, la agresiva política de precios de Wetherspoon, aproximadamente 40 por ciento menos que sus competidores en Irlanda, sacudió el mercado de las bebidas.

Wetherspoon acusó a Heineken de “obstruir” y negarse a abastecer la lager Heineken y la cerveza tipo stout Murphy en su nuevo pub en una ciudad portuaria al sur de Dublín. En ese tiempo, los analistas sugirieron que la estrategia de precios de Wetherspoon podría molestar a la empresa holandesa, cuya lager Heineken es un producto de primera en Irlanda.

La decisión de Wetherspoon de retirar las cervezas holandesas de sus public houses provocó una serie de reuniones de alto nivel entre la cadena de pubs y Heineken, que tienen una relación de 35 años con un valor que se cree es de 60 millones de libras al año. Se cree que se llegó a un acuerdo poco después de Navidad y Wetherspoon dijo que empezará a vender nuevamente las cervezas de la empresa holandesa el fin de semana.

Bajo el nuevo acuerdo, los bares  de Wetherspoon en Irlanda no ofrecerán la lager Heineken o Murphy y en su lugar venderán Beamish, Fosters y Symonds Cider.

“Tienen un mejor acuerdo con Fosters del que tenían anteriormente, al parecer ese fue el compromiso”, dijo Simon Matthews, analista de Goodbody’s.

Las cervezas y comidas baratas de Wetherspoon obligaron a los dueños de bares de Irlanda a reexaminar sus propios negocios, añadió.

“La audacia en su oferta de comida preocupó a los dueños de los bares irlandeses. La mayoría de los pubs locales no toman en cuenta la necesidad de tener una mejor oferta de comida”, añadió el especialista en el mercado.

Wetherspoon entró al mercado irlandés con un pub en Dublín en julio pasado, a eso le siguió otro en Dun Laoghaire, que abrió en diciembre y fue el centro de la disputa con Heineken. La cadena también abrió un hotel de cien habitaciones en Dublín y tiene la ambición de abrir cerca de 30 pubs en Irlanda en los próximos cinco años como parte de su plan de 400 millones de libras para abrir 200 pubs más en todo Reino Unido e Irlanda.

Heineken dijo que está contento con la resolución de “una difícil situación”. Se negó a comentar sobre el impacto financiero de la disputa.

Los pubs de Wetherspoon en Irlanda no venden Guinness después de que no llegaron a un acuerdo en el precio con Diageo, la compañía de bebidas con sede en Reino Unido.