Western Union hace alianza con Caja Popular Mexicana

Western Union y Caja Popular Mexicana anunciaron que las personas podrán acceder a dinero en efectivo en las 463 localidades en las que ésta última tiene presencia.
Sucursal de Caja Popular Mexicana.
Sucursal de Caja Popular Mexicana. (Archivo)

Ciudad de México

A partir de este lunes los dos millones de socios de Caja Popular Mexicana podrán recibir transferencias de dinero de Western Union, Vigo y Orlandi Valuta.

En un comunicado conjunto, la firma de servicios de pago Western Union y Caja Popular Mexicana precisaron que las personas podrán acceder a dinero en efectivo en las 463 localidades en las que ésta última tiene presencia.

En ese sentido, el director comercial de Western Union, Ignacio José Morales, abundó que "estamos orgullosos de sumar a Caja Popular Mexicana a nuestra red de más de 10 mil 200 localidades de agentes en México, para prestar los servicios de Western Union”

Lo anterior, explicó, con la finalidad de ofrecer a sus clientes formas rápidas, confiables y eficientes para recibir transferencias de dinero desde todo el país.

En tanto que el director comercial de Caja Popular Mexicana, Alfonso García Moreno, expuso que el acuerdo con Western Union les permitirá llevar más servicios a sus socios, lo que contribuirá con la modernización del sector de cooperativas de ahorro y crédito.

A su vez, expusieron que la inclusión financiera es todavía un reto para México.

Al respecto, detallaron que de acuerdo con la última encuesta realizada por la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) en 2013, menos del 50 por ciento de los mexicanos ahorra.

Dicha investigación también arrojó que 60 por ciento de la población recurre a préstamos y ahorro informales como el tradicional “ahorro bajo el colchón”.

Además, 15 por ciento de la población que ahorra, lo hace mediante cajas populares o cooperativas de ahorro que tienen la ventaja de llegar a comunidades rurales y marginadas, aunado a que ofrecen una alternativa de ahorro confiable a la población no bancarizada.