Volvo reduce asistencia a ferias y patrocinios

El grupo sueco reconsidera su asistencia a eventos mientras reorienta su forma de hacer mercadotecnia.
Competencia naútica con patrocinio de la armadora sueca.
Competencia naútica con patrocinio de la armadora sueca. (Shuterstock)

Londres

Volvo se está retirando de los eventos mundiales del salón del automóvil, al reducir su asistencia a las tradicionalmente fastuosas ferias comerciales, y únicamente participará en tres eventos principales, ahora que el fabricante sueco de automóviles busca mejores maneras para comercializar sus vehículos.

La compañía, propiedad de la china Geely desde 2010, también tiene planes de reducir casi todas sus actividades de patrocinio, incluyendo el automovilismo y las competencias de golf, desafiando a la mercadotecnia tradicional de la industria que durante años ha estado girando en torno a anuncios de televisión de 30 segundos, patrocinios deportivos y salones del automóvil.

Alain Visser, director de mercadotecnia, dijo que Volvo estaba dispuesto a romper con el modelo de “dispararle a lo que se mueve”, como el de los fabricantes de automóviles que utilizan enormes sumas de dinero para obtener, desde su punto de vista, resultados cuestionables.

“Todavía somos un participante relativamente pequeño en el mercado global… no vamos a ganar haciendo lo mismo que hacen los demás”, dijo. “Creemos que para Volvo hay mejores formas de hacer comunicación para nuestros productos y nuestras marcas que asistir a salones del automóvil”.

Cerca de 50 expositores dieron a conocer 100 estrenos en el Salón del Automóvil de París de octubre, luchando por la atención de 10 mil reporteros y 1.2 millones de aficionados a los automóviles.

Pero cada vez más personas en la industria sienten que las ferias, que son más conocidas por las modelos con grandes escotes sobre relucientes coches, son una pérdida de tiempo y dinero.

“Es bastante obvio que en este día y época no vendes carros en los salones del automóvil”, dijo Max Warburton, analista de Bernstein Research. “El punto principal… es para que los ejecutivos se pongan al corriente con sus viejos amigos o para establecer una red de relaciones con el fin de llegar a un nuevo trabajo en una empresa de la competencia”.

Volvo y sus divisiones regionales asisten a cerca de 100 ferias nacionales e internacionales cada año. A partir de 2015, el negocio principal de Volvo únicamente asistirá a un evento por continente al año —Detroit, Génova y alternará las ferias de Shanghái y Pekín— y se centrará en el día anual del producto Volvo.

Los fabricantes mantienen en secreto los gastos en los eventos, pero un ejecutivo de la industria dijo que un espectáculo de “primer nivel”, como el Salón del Automóvil de París, fácilmente podría costar entre 3 y 5 millones de dólares. El desarrollo de un prototipo de un automóvil puede llegar a costar hasta 2 millones de dólares.

Volvo señaló que la decisión no se tomó para reducir costos. Pero la acción del fabricante de automóviles seguramente causará molestias en el mundo intensamente político de la ferias del automóvil. Después de que Nissan se retiró del Salón del Automóvil de Detroit en 2009, cuando regresó en 2012, el fabricante japonés se encontró marginado.

“Si rechazas un evento y tres años después decides que quieres volver, no te sorprenda que te coloquen al lado de los servicios de lavado de automóviles”, dijo un ejecutivo de la industria.