VW publica autos afectados por manipulación de motores

La mayor parte de los vehículos en los que Volkswagen ha manipulado las emisiones de CO2 son del año 2016  y están en los concesionarios.
VW declaró que “tan pronto como sea posible” empezará a usar tecnología de reducción catalítica en sus autos diesel para que tengan los mejores estándares de la industria.
VW declaró que “tan pronto como sea posible” empezará a usar tecnología de reducción catalítica en sus autos diesel para que tengan los mejores estándares de la industria. (Foto: Shutterstock)

Fráncfort, Alemania

El grupo automovilístico Volkswagen publicó la lista de modelos nuevos afectados por la manipulación de las emisiones de CO2, que son más de 430 mil unidades.

La mayor parte de los vehículos en los que Volkswagen ha manipulado las emisiones de CO2 son del año 2016 -430 mil 46 de los 800 mil automóviles vehículos afectados en total-, y están en los concesionarios.

Entre los vehículos afectados por la manipulación se encuentran:

  • 15 mil 733 vehículos de la marca Audi (Audi A1 y el A1 Sportback)
  • 32 mil 161 de la marca Seat (Seat Ibiza -5 y 3 puertas-, Seat Ibiza Sport Tourer, Seat Toledo, Seat León, Seat León SC y Seat León Sport Tourer)
  • 83 mil 282 de Skoda (Fabia, Skoda Fabia Combi, Skoda Rapid Spaceback, Skoda Rapid, Skoda Yeti, Skoda Octavia, Skoda Octavia Combi, Skoda Superb y Skoda Superb Combi)
  • 281 mil 617 de Volkswagen (VW Polo, Tiguan, Jetta, Scirocco, Golf Cabriolet, Golf, Golf Variant, Golf Sportsvan, Touran, VW CC, Passat, Passat Variant, VW Caddy y VW T6)
  • 17 mil 253 unidades de vehículos comerciales

La mayor parte de ellos llevan un motor diesel inyección TDI y otros, aunque muchos menos, un motor de gasolina TSI y TFSI.

En total hay 24 modelos con motor de gasolina afectados por la manipulación del CO2: el motor de 1 litro y 95 PS (caballos) en el Seat Ibiza y en el VW Polo, el motor de 1 litro y 115 PS en el Seat León y el de 1,4 litros en el VW Jetta.

Volkswagen ha declarado que las autoridades competentes han sido informadas y también los importadores y socios de ventas.

La compañía alemana quiere que la Oficina Federal de Transporte Automovilístico (KBA) supervise las nuevas emisiones de CO2 que Volkswagen determine.

Al igual que con los vehículos diesel afectados por la manipulación, los clientes podrán saber si su vehículo está afectado a través del número de identificación del vehículo en las páginas web de cada marca en cada país.

Volkswagen mantiene la intención de asumir el coste del pago de impuestos más elevados en los vehículos que emiten más CO2.