Volkswagen aporta el 25% al PIB local

Radicada en Cuautlancingo, la planta genera más del 3% del trabajo poblano asegurado, los 17 mil colaboradores generan la derrama económica más importante para el estado y la región

Puebla

La industria automotriz es el pilar económico más importante en el estado de Puebla, impulsada por la presencia de la armadora Volkswagen de México, este sector contribuye con más del 25 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) local.
Asimismo, alcanza una participación del 20.8 por ciento en el nivel de remuneraciones pagadas en la entidad, según un estudio de estudio de BBVA Bancomer Research.
En términos de empleo, la empresa de origen alemán radicada en Cuautlancingo, genera más del 3 por ciento del trabajo poblano asegurado, (502 mil 557) con una plantilla cercana a los 17 mil colaboradores directos entre personal técnico y administrativo, mismos que generan una derrama económica importante para el estado y la región.
La presencia de la armadora automotriz sin duda ha detonado el desarrollo económico en la entidad, ya que su peso en inversión se multiplica en otros sectores, como el comercial, industrial, vivienda, inmobiliario, servicios, educación, logística, alimentos, insumos, infraestructura, transporte y seguridad, señaló el académico-investigador de la facultad de Economía de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP), Huberto Juárez Núñez.
Sólo en México radican más de 200 empresas, la mayoría transnacionales, que proveen de insumos a la armadora, de éstas al menos 80 se ubican en Puebla.
La planta local es considerada por su volumen de producción, el complejo automotriz más grande en Norteamérica, y conforme al consorcio alemán, es la segunda más importante en el mundo Volkswagen.
En Volkswagen de México, constituida como empresa en enero de 1964, se han fabricado más de 10 millones de automóviles. El recuento de la firma refiere el paso de al menos 16 modelos desde el legendario VW Sedán, el Safari, Brasilia, Caribe, Atlantic, Golf, Derby, New Beetle, Bora, SportWagen, Bora TDI, The Beetle, hasta el Jetta en sus diferentes versiones, uno de los más vehículos de mayor producción en la planta local.

Mano de obra el principal componente

Para Volkswagen de México el factor humano es esencial en el desarrollo de nuevos proyectos, por lo que el consorcio cuenta con mano de obra calificada capaz de responder a cambios tecnológicos, explicó el director de Planeación y Políticas de Personal de Volkswagen, Gerard Christian Sager Alcocer.
En cinco décadas, el personal técnico pasó de 480 trabajadores aproximadamente (plantilla inicial) a casi 17 mil colaboradores finales de 2013), lo que convierte a la planta Puebla en una de las principales empleadoras en territorio mexicano, al concentrar en un mismo lugar a una elevado número de trabajadores.
Más del 99 por ciento del personal en la planta Puebla es de origen mexicano, lo que habla de la presencia de mano de obra local en el desarrollo de tecnologías automotrices. Mientras que 250 familias mexicanas laboran en alguna de las plantas que el Grupo Volkswagen tiene en el mundo.
Los más de 10 mil técnicos sindicalizados, de planta y eventuales, se convirtieron en el componente regional más importante en la empresa automotriz ante la experiencia productiva y los niveles de aprendizaje que han logrado a lo largo de cinco décadas, consideró el investigador de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP), Huberto Juárez Núñez.
“Siendo miembros de un sindicato independiente y con un contrato de trabajo adecuado han logrado capacidad, porque esa es una de las razones por las que finalmente Audi está aquí, hay una experiencia productiva, muestra procesos de aprendizaje en términos operativos hay una reserva de mano de obra extraordinaria. Muchos poblanos se han ido a conseguir trabajo a las plantas del norte por mejores salarios, hablo del sector autopartes, y en dónde aprendieron, pues en Volkswagen”.
Sin embargo, Juárez Núñez resaltó que la transferencia de conocimientos y de tecnologías es uno de los activos intangibles en la empresa al no reflejarse el know how (saber cómo).
“Yo esperaría que después de 40 años supiéramos hacer autos, marcas propias eso que sería transferencia del know how productivo, pero aunque mucha gente decía que el Sedan era mexicano y poblano, sabemos que eso es un diseño alemán y los diseños de los autos que se ensamblan en México se definen primero en la sede del consorcio y después se adaptan, hay mexicanos sí, pero el control del saber cómo eso es algo que nunca va a soltar la empresa”.

Salarios por arriba de la media nacional

La armadora mantiene uno de los rangos salariales más altos en la industria automotriz nacional, ya que el personal sindicalizado percibe ingresos desde los 205 pesos hasta los 707 pesos al día, según la categoría, antigüedad o especialidad.
Tras la negociación salarial del 2013, los más de 10 mil técnicos sindicalizados lograron un incremento del 5 por ciento directo al salario, lo que sobrepasó entonces, el índice de inflación nacional.
“Al cierre del 2013 se tuvo un aumento general un poquito mayor a la inflación, puedo decir que comparativamente viendo un esquema regional los sueldos que paga Volkswagen tanto para el personal técnico y empleados son muy competitivos, con la industria automotriz estamos muy cercanos o por arriba de la media nacional, tampoco son los sueldos más altos, hay algunas diferencias en cuanto a la especialización, pero en general tratamos de mantenernos en el rango de la industria”, destacó Sager Alcocer.
Sin embargo, el salario en la planta local está por debajo de los ingresos que perciben los trabajadores de otras plantas del mismo consorcio en el mundo, abundó el académico Juárez Núñez.
“A pesar de que el salario de los compañeros es relativamente alto a nivel regional en términos internacionales no tienen nada que ver con lo que se paga sobre todo en Alemania donde el trabajo es prácticamente el mismo. Para el consorcio es un buen negocio pagar un promedio de 400 pesos diarios, esto significa 35 dólares por día, cosa que un obrero en Estados Unidos ganaría en dos horas y los alemanes lo ganan en una”.

El Golf fabricado en Puebla será competitivo

En enero del año pasado, el consorcio alemán anunció la inversión de 700 millones de dólares destinados a la adecuación de las líneas de producción en la planta de Puebla para el ensamble del nuevo Golf VII, el cual, se destinará a los mercados de Norte y Sudamérica.
La llegada del nuevo modelo, cuya producción en serie arranca esta semana, no sólo asegura estabilidad laboral para miles de trabajadores en la empresa ubicada en Cuautlancingo, sino la posibilidad de abrir otros mercados, reforzar la presencia del grupo automotriz en el mundo a la par que genera nuevos herramentales para sus proveedores e integra la nueva plataforma MQB del Grupo Volkswagen en la planta local.
El Golf séptima generación también se ensamblará en las factorías de China y Alemania, por tanto, el fabricante en México tiene el reto de responder con la misma calidad de manufactura que caracteriza al consorcio en el resto del mundo, destacó Sager Alcocer.
“El Golf se producirá paulatinamente en algunas otras partes del consorcio lo cual nos pone en una fase muy difícil de competencia en cuanto a calidad y costos. Por eso debemos ser competitivos para seguir brindado el mismo producto con la calidad y los costos adecuados para que no perdamos la posibilidad de exportar lo que armamos en México y que vengan de otros países”.
De acuerdo con las estimaciones del grupo automotriz, el objetivo es producir poco más de 500 mil unidades del Golf cada año y junto con el Jetta se convierta en un modelo referente en el mercado.
“El Golf en primera significa la posibilidad de llegar a mercados con un modelo que dejamos de producir hace mucho tiempo, es un auto número uno en ventas en el mundo y que ahora como estrategia estamos tratando de ingresar a Europa y Estados Unidos que son nuestras principales metas. En la parte de personal significa la posibilidad de contratar y mantener al personal eventual que teníamos hace muchos años que se sigan desarrollando otras áreas”, señaló el directivo.
Con la fabricación de este modelo, la firma automotriz prevé una recuperación en términos de producción, luego que en 2013 el volumen de unidades disminuyó 14.6 por ciento con más de 516 mil autos en relación al año previo, cuando superó los 600 mil vehículos.

Aniversario de medio siglo

Este miércoles 15 de enero la planta Volkswagen cumple sus primeros 50 años de haberse constituido como empresa en México. En 1964 comenzó a construirse la planta ensambladora en Puebla que marcó los inicios de la industria automotriz en el país.
La ubicación geográfica de la entidad poblana, la cercanía con el Puerto de Veracruz y la infraestructura ferroviaria, determinaron la llegada de la armadora al municipio de Cuautlancingo, donde en poco más de 200 hectáreas -en junio de 1965- comenzó a construirse la empresa armadora de vehículos para el armado del legendario VW Sedán.
Con Volkswagen surgió la instalación de nuevas empresas en el estado y los alrededores para trabajar directamente con la ensambladora o relacionadas con su rama productiva.
La cadena de insumos, principalmente firmas transnacionales, creció considerablemente al pasar de una treintena de firmas proveedoras establecidas en México (1983 a 1990) a más de 251 empresas que a la fecha la abastecen de componentes automotrices bajo el esquema “justo a tiempo”.
Los vehículos ensamblados en Puebla también contienen autopartes provenientes de Estados Unidos y Canadá, Europa, Asia, África, Argentina y Brasil.
En cinco décadas el número de trabajadores en la planta local, se multiplicó más de 40 veces al pasar de 480 personas (plantilla inicial) a casi 17 mil colaboradores, entre personal técnico y administrativo.
En la empresa armadora, considerada por su volumen de producción, la más grande en Norteamérica, se han fabricado más de 10 millones de automóviles de los que 8 de cada diez se exportan a diferentes partes del mundo como Europa, Estados Unidos, Centroamérica, Sudamérica, Asia y África.
Dos de los modelos ensamblados en Puebla, el Clásico y el Nuevo Jetta, se mantienen entre los diez vehículos más vendidos en México.
En 2012 Volkswagen de México alcanzó un récord histórico de producción con más 604 mil 508 vehículos. Este martes en el segmento poniente de la planta Puebla, arranca de manera formal el ensamble del modelo Golf VII, el cual se destinará a los mercados del Norte y Sudamérica con una inversión de 700 millones de dólares.