Volatilidad será el tema de la próxima convención bancaria

El presidente de la Asociación de Bancos de México observa que los últimos ajustes a la economía o la solidez del sistema financiero son claves para mantener la estabilidad de las familias.
El también director de estudios económicos de Banamex.
El también director de estudios económicos de Banamex. (Javier García)

México

Como se ha dicho en múltiples ocasiones, la banca asegura que vive el mejor momento de la historia y está lista para financiar cualquier proyecto que sea rentable; en contraste, la economía enfrenta un periodo complicado que ha llevado al gobierno a reducir el gasto público.

Para Alberto Gómez Alcalá, presidente ejecutivo de la Asociación de Bancos de México, la culpable del trago amargo que sufre México es definitivamente la volatilidad, por lo cual este es el gran tema a tratar con las autoridades en la próxima 79 Convención Bancaria, por lo que juntos tratarán de llegar al trasfondo de un problema que viene del exterior.

En entrevista con MILENIO, el también director de estudios económicos de Banamex, señala a la volatilidad como una gran inquietud del sector, pero también afirma que elementos tranquilizadores, como los ajustes o la misma solidez del sistema bancario, son claves para mantener la estabilidad de las familias.

¿Cómo llega la banca a la reunión anual?

Las convenciones siempre son una magnífica oportunidad para hacer un alto en el camino, revisar los objetivos que nos hemos planteado y corregir lo que se deba. La banca llega a la convención en una muy buena posición, venimos de una reforma financiera que formó parte de un paquete muy ambicioso y profundo de reformas estructurales en el país, y aunque no hemos llegado al ciento por ciento de los objetivos vamos en buen camino.

En concreto, ha aumentado el crédito sin encarecerse, hay más competencia y vamos en el camino correcto, por eso creemos que definitivamente la banca sigue siendo un activo importante con el que cuenta el país.

¿Qué inquietudes plantearán al Presidente de la República y a su gabinete económico?

El gran tema es la volatilidad de los mercados globales, que aunque no fue sorpresiva no la esperábamos tan fuerte.

Nos tranquiliza que proviene de factores externos y que se están tomando medidas adecuadas que ayudan a redoblar el camino de la estabilidad, de la corrección fiscal y de reforzamiento monetario; asimismo, también nos tranquiliza tener un sistema bancario sólido y creciente, pero tenemos la inquietud de entender bien qué hay detrás de esta volatilidad en los mercados y seguir reaccionando internamente, por eso vamos a intercambiar algunos puntos de vista en la reunión.

¿Qué le externarán al secretario de Hacienda, Luis Videgaray?

Seguramente haremos ese intercambio de puntos de vista, pero también daremos un repaso a los temas que tenemos pendientes, que es cómo hacer para que la participación de la industria financiera en el país sea más grande, más amplia, y a su vez el crédito se siga expandiendo y sea barato, pero también cómo incorporar medios electrónicos y qué hacer para integrar a más mexicanos al sistema formal.

La agenda sigue siendo la misma, hemos avanzado, pero por supuesto no hemos llegado donde queremos estar.

¿Preocupa a la banca el complicado contexto económico que enfrenta el país?

Siempre el sistema económico es una referencia obligada para cualquier banquero y por supuesto que estamos atentos, pero lo que está detrás son factores externos; lo que vemos es que México está relativamente aislado de las grandes preocupaciones.

Lo que realmente distingue a México es que tiene una integración muy fuerte en Norteamérica, y en general el futuro de esa región se ve bien; claro que hay retos, pero dentro del mundo industrializado el que tiene la mejor perspectiva es Estados Unidos y nosotros estamos muy expuestos a su economía, eso es tranquilizador.

Eso es una cobertura que tal vez no ha sido reconocida en el comportamiento de algunas variables como el tipo de cambio, pero definitivamente los banqueros estamos tranquilos.

¿Cómo recibió el gremio los ajustes hacendarios y monetarios del gobierno?

Creo que han sido muy oportunos y muy buenos. Al juzgar por las reacciones inmediatas de esto, se nota que van en buen camino.

Un dato muy importante a subrayar es que las tasas a largo plazo en México prácticamente no se han visto afectadas; pese al importante aumento en la tasa de referencia del Banco de México, prácticamente no se han movido, ese es un dato muy fuerte y poderoso que nos hace pensar que el crédito que estamos dando los bancos no se vea afectado, lo cual es una excelente noticia para el empresario y las familias, que es a final de cuentas el objetivo del gobierno.

¿Podemos estar tranquilos de que no se disparará el costo del crédito?

Primero hay que distinguir entre financiamientos de largo y de corto plazos, pero, efectivamente, en el caso de los de amplios periodos, como los hipotecarios —uno de los productos que más ha crecido—, podemos transmitir tranquilidad. Los préstamos a corto plazo tal vez no se podrán desligar al ciento por ciento de estos aumentos, pero una parte creciente del crédito que se otorga a las familias es a tasas fijas a largo plazo, en ese sentido sí es una señal de tranquilidad.

¿Qué sucederá con los financiamientos al consumo, como tarjetas de crédito o nómina?

Ahí hay que ver, porque hay varios créditos que tienen la finalidad el consumo. Vamos a tener que evaluar caso por caso, pero definitivamente el sistema financiero se tendrá que adecuar a las nuevas condiciones, pero, insisto, en la señal tan fuerte del hecho de que las tasas de interés de largo plazo no aumenten.

¿Les preocupa que el recorte al gasto pegue al crecimiento económico?

Cualquier empresa que repentinamente enfrente un periodo de menores ingresos tiene que tomar previsiones, que no necesariamente serán muy agradables pero eso exige el nuevo entorno.

Era algo inevitable que habla del compromiso con la estabilidad, si no se realizaba se iba a ver cuestionado el riesgo soberano del país y el riesgo de Pemex, y dado el peso de ambas se hubiera contaminado el insumo crediticio del país; realmente fue una decisión de carácter preventivo que debe ser favorable.

¿Siguen creyendo en las reformas estructurales que impulsó el gobierno?

Claro, falta que les demos un poco más de tiempo, creo que son reformas profundas que parten de un diagnóstico de hace muchos años, y los cambios son tan fuertes que no se pueden ver de un día para otro; son proceso que para verlos al ciento por ciento todavía faltan algunos años.

En algunos casos ya estamos viendo resultados, como las inversiones y la baja de precios en los servicios de telecomunicaciones; en el caso de la energética desgraciadamente se dio en un momento en que el precio del petróleo cayó de manera importante, pero no se han cancelado sus enormes beneficios, solo se presentarán un poco más tarde, creo que aún debemos darles un poco más de tiempo.