Vivimos una época de escasez de talento

La carencia de aptitudes es una barrera para el éxito y debilita la oferta y el acceso al empleo: Manpower Group Latinoamérica.
“No tener talento es más caro que pagar un impuesto o dejar de deducir prestaciones”.
“No tener talento es más caro que pagar un impuesto o dejar de deducir prestaciones”. (Javier Ríos/Archivo)

México

La sociedad está viviendo la escasez de talento, situación que afecta a las empresas cuando necesitan reclutar personal capacitado y no encuentran al adecuado que les ayuden a lograr sus objetivos, ser competitivas y capitalizar las oportunidades que genera el entorno global.

Lo anterior es parte de las conclusiones del estudio #YoEmprendedor, realizado por Right Management Latam, empresa de Manpower Group, que ayuda a alinear las estrategias de negocios con estrategias de talento, y que detalla cómo esta carencia de talento es una barrera para su éxito y debilita la oferta y el acceso al empleo.

Mónica Flores, directora general para Manpower Group Latinoamérica, explicó que el gran reto de las organizaciones es, primero, encontrar al talento, después contratarlo, retenerlo y motivarlo.

"No tener al talento es más caro que pagar un impuesto o dejar de deducir parte de la prestación. Las organizaciones decidirán si para retener y mantener ese talento escaso tienen que dar cierto tipo de prestaciones, aunque tenga un costo superior al del año pasado; si es así, lo harán, porque es más caro no tener a las personas adecuadas", detalló.

En la medida en que empatemos la oferta y la demanda laboral, promoviendo el estudio de ciertas carreras técnicas o universitarias y se desincentiven las sobrepobladas, en esa medida podemos generar más empleo, indicó Flores.

El documento #YoEmprendedor reveló que hay muchos jóvenes preparados dispuestos a aprender y a crecer dentro de las empresas y también hay organizaciones que quieren incluirlos, pero factores como la falta de experiencia impide que esto se concrete.

Para Javier Vargas, director de Right Management Latam, los jóvenes buscan esquemas de flexibilidad y libertad para realizar el trabajo, valoran una actividad interesante y la posibilidad de una oportunidad internacional

Por lo anterior, dijo Vargas, los jóvenes esperan que las compañías repiensen sus modelos de trabajo, adecuándose a sus intereses profesionales, lo que los haría comprometerse con la organización.

"Cuando se logran alinear las expectativas y los motivadores de las empresas con los de los jóvenes, el resultado es positivo", explicó Vargas.

El estudio #YoEmprendedor determinó que los entrevistados percibieron la discriminación laboral, principalmente por la edad, como el factor principal por el cual no fueron contratados; 38 por ciento "sintió" lo anterior al momento de solicitar un trabajo, y 60 por ciento consideró la falta de experiencia como otro motivo de discriminación, seguido de 7 por ciento por la falta de conocimientos y 7 por ciento por la apariencia física. Destacó el caso de 27 por ciento de las mujeres jóvenes que percibieron discriminación por falta de conocimientos, en contraste con 8 por ciento de los hombres.

En segundo lugar, se reveló que para 50 por ciento de las empresas es una desventaja contratar a personas jóvenes por falta de madurez; 44 por ciento de ellas no lo hace porque no tienen experiencia, y 39 por ciento porque considera que no hay compromiso hacia el trabajo.

Para Vargas, esta situación es paradójica si se toma en cuenta que un joven podrá generar experiencia trabajando y se comprometerá con la empresa al ser pare de ella. Consideró que entre las ventajas de contratar a los jóvenes están la disposición para aprender; la aportación de ideas frescas; el entusiasmo y la motivación; la capacidad de adaptación al cambio, y la oportunidad para formar nuevos líderes.

Los jóvenes mantienen gran interés en programas de prácticas profesionales o como becarios y 76 por ciento de ellos opinó que quien participa en una actividad de este tipo, tiene mayor oportunidad de obtener un empleo.

La encuesta se realizó a 996 empresas de diferentes sectores y a 11 mil 116 jóvenes de entre 18 y 30 años en México, Centroamérica y República Dominicana.