Viviendas asedian zonas industriales

Los especialistas sugieren un programa de reordenamiento en todo el territorio nacional para que los corredores fabriles no queden excluidos de los centros urbanos.

México

Desde hace más dos décadas se ha comenzado a ver un fenómeno de expulsión de zonas industriales, donde las naves y parques han quedado en las periferias de las ciudades por el crecimiento de la mancha urbana.

De acuerdo con el Centro de Investigación y Documentación, la población ha pasado de 81 millones de habitantes en 1990 a 112 millones en 2010, lo que significa un incremento de 38 por ciento

Para Rodrigo Fernández, socio y desarrollador de negocios de BTS Development, la construcción de millones de viviendas ha obligado a la reconversión de muchas zonas con vocación industrial; claros ejemplos son el Estado de México y el Distrito Federal, donde destacan los casos de Naucalpan y Vallejo.

Lo anterior ha derivado en que el precio de la tierra se haya elevado hasta 50 por ciento respecto a cómo se consigue un terreno en las periferias de Cuautlitlán Izcalli.

De acuerdo con la consultora CB Richard Ellis (CBRE), Naucalpan, en cuestión solo de renta, es el que registra el precio más elevado del mercado, al alcanzar siete dólares por metro cuadrado al mes.

Explica que esto se debe a la cada vez menor disponibilidad de espacios y a la alta demanda; por el contrario, el corredor con el precio más bajo es Huehuetoca, con 3.90 dólares, como consecuencia de un mayor espacios disponible. Este fenómeno también se puede ver en las cabeceras de los principales municipios del país, comentó Jorge Acevedo Alarid, presidente del Instituto Mexicano de Logística.

"Desgraciadamente el desarrollo industrial se convierte en moda, sí le va bien a Guanajuato o Nuevo León, los demás quieren hacer lo mismo, pero hace falta la planeación estratégica y la definición de polígonos reales", señaló.

En este sentido, especialistas del sector coinciden en que hace falta un plan de ordenamiento territorial nacional, que los corredores industriales no queden excluidos de los centros urbanos.

Círculo vicioso

Para alcanzar ese objetivo proponen obligar a estados y municipios a que protejan su mancha urbana, si no se vuelve un círculo vicioso; el parque industrial se sitúa a lo lejos porque es barata la tierra, entonces la mancha urbana se hace alrededor y luego la gente ya no quiere el desarrollo industrial y se meten más viviendas, explican.

A decir de Acevedo, la falta de planeación trae otro problema a los municipios, pues se empiezan a tener zonas irregulares, con falta de agua, drenaje, luz, hospitales e infraestructura en general.

Según un estudio de la Secretaría de Desarrollo Social, en promedio se generan 80 mil asentamientos irregulares al año.

Ante el boom que ya se está viendo en las zonas industriales de todo el país, si no se ordena, dentro de 10 años se generará un caos en las ciudades que se van a volver focos de infección, advirtieron Fernández y Acevedo.

Datos de CBRE indican que debido a que la demanda de la empresas para instalarse principalmente en el corredor norte seguirá con mucho dinamismo, la perspectiva es que la oferta de espacios por parte de los desarrolladores se mantendrá a la alza, por lo que el tamaño del mercado seguirá en aumento.

Por ejemplo, solo el inventario de espacios industriales clase A puede llegar a 5 millones de metros cuadrados, debido a que, al cierre de 2013, se tienen registrados casi 402 mil metros cuadrados en construcción. El problema no solo será la falta de inversiones y de desarrollo, sino que tanto las naves industriales como el parque no podrán detonar la economía si no hay disciplina, ya que serán de segunda y tercera.

Lo anterior al no tener una ubicación adecuada y si no hay buenas conexiones con carreteras y trenes.

[Dé clic sobre la imagen para ampliar]