Virgin reaviva el sueño del turismo espacial

Richard Branson dio a conocer la nueva nave; el inhibidor del mecanismo de frenado es la gran diferencia con el cohete anterior.
Richard Brandson, dueño de la compañía.
Richard Brandson, dueño de la compañía. (Mark J Terrill/AP)

Mojave

Sir Richard Branson dio un paso importante hacia la meta de Virgin Group de llevar pasajeros al espacio suborbital, cuando dio a conocer, en una ceremonia en el desierto de Mojave, el cohete cuyo objetivo es ser el primero en prestar un servicio comercial.

La nueva nave —a la que sir Richard consiguió que el físico Stephen Hawking presentara el nombre de VSS Unity mediante un enlace en video— es el reemplazo de la original SpaceShipTwo, que se destruyó durante un vuelo de prueba en octubre de 2014, donde murió el copiloto y el piloto resultó lesionado.

Sin embargo, sir Richard y George Whitesides, presidente ejecutivo de Virgin Galactic, señalaron algunas diferencias vitales entre Unity y la nave que se perdió. Spaceship Company, una subsidiaria de Virgin Galactic, construyó la nueva nave, en lugar de Scaled Composites, la filial de Northrop Grumman, que anteriormente realizaba los programas de pruebas.

Whitesides dijo a Financial Times que la empresa construyó Unity de una manera “más eficiente”, que la forma como Scaled Composites construyó la otra nave.

“Aprendimos mucho”, dijo.

La nueva nave se dio a conocer en una ceremonia en la base de Virgin Galactic en el desierto de Mojave, en California, frente a una audiencia de periodistas y políticos, y algunas de las personas que pagaron 250 mil dólares para volar con la compañía.

Al igual que la nave anterior, el WhiteKnightTwo, un avión convencional, la llevará a la atmósfera superior, para después liberarla, usando cohetes que la impulsen al borde del espacio y después regresar a Tierra.

La diferencia más importante entre Unity y la nave perdida es que la nueva cuenta con un “inhibidor del sistema feather” (el mecanismo de frenado). El dispositivo impide que un piloto pueda desbloquear inadvertidamente el mecanismo de feathering que disminuye la velocidad de descenso de la nave demasiado pronto durante el vuelo.

La activación antes de tiempo que hizo el copiloto del mecanismo de feathering durante el ascenso de la nave en 2014 la puso con una presión intolerable sobre su estructura, lo que provocó que se deshiciera la nave.

Una investigación posterior que realizó el Consejo de Seguridad de Transporte de Estados Unidos fue muy crítica con el fracaso de Scaled Composite de no anticipar el riesgo de que el mecanismo feathering se pudiera desbloquear antes de tiempo y de la aprobación como diseño seguro que le dio la Administración Federal de Aviación de EU.

Whitesides dijo que el inhibidor es la “gran diferencia” entre la nueva nave y su predecesora.

“Estructuralmente es la misma porque los hallazgos fundamentales del NTSB y de nuestras propias revisiones fueron que básicamente el diseño es seguro”, dijo.

Virgin Galactic espera que en el corto plazo pueda operar hasta cinco naves desde una nueva base en Spaceport, en Nuevo México, y volar con dos naves transportadoras. Eso le permitiría a la compañía la posibilidad de operar varios viajes con seis pasajeros y dos miembros de la tripulación cada semana.

250 mil

Dólares que algunas personas han pagado para volar con la compañía.

5 naves

Número de aparatos que en el corto plazo la firma espera operar desde una nueva base en Spaceport, Nuevo México.

6pasajeros

Cantidad de personas que contempla trasladar la Virgin Galactic en cada vuelo.