Relación entre escuela y mundo laboral se enfría

En la UTT del 100% de los egresados, el 80% se va al nivel de ingeniería, pero sin experiencia. Peñoles, Lala y Tyson, cambiaron su sistema de prácticas y llamaron “búsqueda de talentos”.

Torreón, Coahuila

Mucho se presume de la vinculación entre universidades y el sector productivo para capacitar jóvenes que atiendan las necesidades reales del sector productivo.

Ssin embargo, esta no es una verdad absoluta y por ende no todos cumplen con esta consigna que debiera ser una obligación, considerando el mercado globalizado que exige la dinámica económica.

Para Hernán Cepeda Díaz, secretario de Vinculación de la Universidad Tecnológica de Torreón (UTT), este tema continúa siendo una asignatura pendiente que muchos han reprobado.

La institución ofrece los niveles de Técnico Ingeniero TCU y el nivel de Ingeniería con un año más. Se sale con un título de técnico ingeniero y de ingeniería. En La Laguna es más solicitando los técnicos ingenieros.

"A nuestros alumnos sí se les dan temas de valores, consejos, con el objetivo que vayan mejor preparados para enfrentar problemas y vivir la realidad en la empresa, en el trabajo, pero no se da lo suficiente y aún hay fallas que tenemos que atender", reconoció.

"Lejos de contadores, administradores con la llegada de empresas extranjeros derivada de la apertura comercial con la aprobación del Tratado de Libre Comercio en los 90's con empresas de maquila de manufactura de ropa, automatización y automotriz, se requerían personas que supieran operar esas plantas. La mayoría tenía perfiles administrativos gerenciales y no tanto de operarios técnicos, que nos piden todos los días".

"Necesitamos estar más allegados al perfil del empresario. La tecnología va cambiando tan rápido, que es prácticamente imposible ir a la par, a excepción de las universidades que tienen mucho presupuesto, que pueden equiparse simultáneamente con la vanguardia tecnológica mundial.

Como universidad pública indicó el presupuesto es insuficiente. "Las empresas nos piden alumnos que tengan manejo de distintas máquinas y herramientas que no se tienen.

Precisó que del 100% de los egresados, el 80% se va al nivel de ingeniería, pero sin experiencia y esto ha pegado porque el empresario se los ha reclamado.

Indicó que las exigencias son notorias, pero pocas son atendidas. En esta institución educativa se imparte educación de nivel de Ingeniería Técnica, considerando el incremento en la actividad de manufactura y metalmecánica.

Dijo que como Peñoles, tienen áreas de automatización y producción en donde se da cabida a los egresados bien preparados en carreras técnicas o ingenierías.

Pero reconoció que el técnico ingeniero tiene un perfil que lleva el 70% práctico de laboratorio y el resto teórico. "Supuestamente no hemos cumplido con esto. La empresa cada vez exige más esto, en temas de control numérico, torno, centro de maquinado, todo es bajo programación y automatizado".

"Tenemos enfrentando estos retos durante muchos años, en donde aquel muchacho que le gusta sí se desarrolla, pero tenemos el caso que estamos mandando jóvenes en donde su perfil no era el adecuado o no han madurado lo suficiente para atender y trabajar de una manera seria, mostrando que el egresado no sale con las capacidades que requiere el empresario", mencionó.

El tema del manejo del idioma inglés es fundamental. "Aún se batalla con este idioma, hay sistemas que manejan inglés avanzado, reconociendo que los alumnos que tiene ya conocimientos de este idioma, se colocan muy rápido, incluso sin que cubran el perfil de conocimientos".

Pero la vinculación laboral no sólo aplica en temas de capacitación en aspectos técnicos y académicos. Aseguró que en valores y actitudes también hay mucho camino por andar.

"A nuestros alumnos sí se les dan temas de valores, consejos, con el objetivo que vayan mejor preparados para enfrentar problemas y vivir la realidad en la empresa, en el trabajo, pero no se da lo suficiente y aún hay fallas que tenemos que atender", reconoció.

"Lejos de contadores y administradores con la llegada de empresas extranjeros las empresas de maquila de manufactura de ropa, automatización y automotriz, se requeren personas que sepan operar esas plantas".

Dijo que para contrarrestar esta situación, se tienen que hacer un análisis situacional y como vinculador, plantear soluciones entre empresarios y alumnos, ya que se están quedando cortos en horas de atención al alumno en cuanto a valores.

"Porque de otra forma, se les garantizaría tener un trabajo digno y las empresas se los van a pelear, porque si no tenemos un balance, es difícil que sin valores, sin buenas actitudes y con la competencia que hay, seamos los preferidos de las empresas; los preferidos son los jóvenes que van con buenas actitudes y con la disposición de aprender", aseguró.

Aseguró que más que requerimientos académicos, empresas como Peñoles, Lala y Tyson, han cambiado su sistema de prácticas y estadía, llamando ahora "búsqueda de talentos", destacando valores y actitudes, educación.

"Han venido japoneses a la universidad pidiendo valores, actitudes, y lo académico me dicen que ellos se los dan en las empresas, quieren jóvenes que deseen superarse y con deseos de aprender".

Caso similar es la planta de John Deere, en general tienen formatos de cuestionarios en donde evalúan, pruebas sicométricas, en donde por medio de ciertos reactivos evalúan conductas.

Indicó que la falta de vinculación real entre empresas y sector educativo, impacta directamente en la bolsa de trabajo, es decir, si hay mucha oferta de trabajadores y no son colocados, algo no anda muy bien.