Videgaray defiende niveles actuales de deuda pública

El secretario de Hacienda dijo que la depreciación del peso no es factor de alarma, pues solo el 22 por ciento de la deuda pública se contrató en dólares, yenes y libras esterlinas.
Luis Videgaray, secretario de Hacienda y Crédito Público, al participar en la reunión plenaria de los senadores del PRI y PVEM.
Luis Videgaray, secretario de Hacienda y Crédito Público, al participar en la reunión plenaria de los senadores del PRI y PVEM. (Tomada de @ralbores )

Ciudad de México

El secretario de Hacienda, Luis Videgaray, presumió ante la bancada priista en el Senado que el déficit de 2015 se mantuvo y dijo que las críticas al endeudamiento que alcanza ya el 45 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) se deben al debate "normal" en un año electoral.

Al participar en la octava reunión plenaria del PRI y el Verde Ecologista, Videgaray expuso la evolución económica ante la inestabilidad de los mercados y refrendó que no habrá nuevos impuestos ni aumento a los actuales, porque las reformas han permitido amortiguar los choques externos.

Dijo que el gobierno ha sido responsable y no solo se tiene la inflación más baja, sino que la reducción en el precio del petróleo o la depreciación del peso frente al dólar "no han impactado en ese índice".

"El presidente Peña Nieto tiene un compromiso, que habiéndose realizado la reforma hacendaria de 2013 no habrá de proponer ni lo ha propuesto nuevos impuestos ni aumentos a los que ya existen, y este compromiso se mantiene y al que le toca ajustarse el cinturón es al gobierno, no a los contribuyentes, no a las familias, no las empresas", garantizó.

Luego de que Acción Nacional criticara los niveles de endeudamiento en este gobierno, los priistas y el propio Videgaray defendieron las decisiones e inclusive el funcionario llamó a la bancada tricolor a agilizar la discusión y dictaminación de la minuta de Ley de Disciplina Financiera que regulará las deudas en los estados.

En su turno, el priista Manuel Cavazos Lerma arremetió contra el dirigente panista, Ricardo Anaya.

"Es un tema en el que nos han estado retando a un debate público. Este niñito que primero se creía sabio en el derecho y ahora se considera un gran economista, el regente del PAN, y ojalá pudiéramos tener cifras para responder a este debate que se hace con más enjundia que prudencia, con más rijosidad que conocimiento, pero sobre todo con visible tintes electoreros. Y me gustaría saber de la deuda cuánto es interna y cuánta es externa. De la interna cuánto es privada, cuánta es pública".

Videgaray especificó que existe un contraste con el endeudamiento de hace 20 años, pues hoy el 78 por ciento está contratada en pesos, por lo que los movimientos del tipo de cambio tienen menos impacto.; mientras que el 22 por ciento se contrató en otras monedas como dólares, yenes y libras esterlinas.

Dijo que las críticas son normales, "así ocurre en muchos países en el mundo, que cuando hay elecciones el tema de la deuda pública se discute, y es un tema en el cual no debe sorprendernos que existan distintas opiniones en el ámbito político y particularmente en el ámbito político-electoral".

Sin embargo, resaltó, cuando la discusión se aparta del ámbito político vale la pena observar qué opinan los especialistas y analistas internacionales.

Hizo notar que se debe considerar qué opinan los que invierten en títulos de deuda, sobre la sustentabilidad de la deuda mexicana y ahí hay un debate completamente diferente.

"Por ejemplo las calificadoras mientras hicieron una reducción en la calificación de otros países como Brasil, apenas hace unas semanas confirmaron la calificación de México", dijo.

Abundó que el Fondo Monetario Internacional ha confirmado la línea de crédito flexible para México, porque México tiene la fortaleza para merecer ese tipo de apoyo, pero lo más importante, y donde el debate no es de declaraciones, sobre palabras, sino a través de acciones concretas de inversión, es qué recepción tiene la deuda mexicana en los mercados.

"Y ahí está el argumento más contundente de que México sigue siendo un país con bajo endeudamiento y con una estructura de deuda francamente favorable".