Anuncian la venta del icónico Sony Building en Manhattan

Dos inversores inmobiliarios acordaron pagar entre mil 300 y mil 400 mdd para comprar uno de los edificios de oficinas más emblemáticos de Nueva York.
Prevén que el inmueble sea sede de empresas.
Prevén que el inmueble sea sede de empresas. (Especial)

Avenida Madison 550, el antiguo Sony Building en el corazón de Manhattan, tiene un nuevo dueño y otro —aunque todavía desconocido— nombre.

Dos inversores inmobiliarios —la filial estadunidense de Olayan Group, y Chelsfield, con sede en Londres— acordaron pagar entre mil 300 y mil 400 mdd para comprar la propiedad de Nueva York, uno de los edificios de oficinas más emblemáticos de la ciudad.

El propietario anterior, Chetrit Group, buscaba convertir gran parte del edificio de 37 pisos en condominios exclusivos y un hotel de lujo. Pero la noticia de la venta marca el final de sus planes, en un momento en que se suaviza el mercado inmobiliario residencial de la ciudad de Nueva York, al igual que en otras capitales financieras.

Chetrit Group tenía planes de cobrar hasta 32 mdd por una unidad dúplex si se avanzaba con el plan de transformar el edificio a un espacio residencial... mediante la adecuación de la estructura donde se filmaron las escenas de interiores de la película Wall Street.

En su lugar, los nuevos dueños planean conservar el edificio como está actualmente: una de las direcciones comerciales y de oficinas más importantes de Nueva York.

Su acuerdo representa un ligero aumento del monto que pagó Chetrit Group en 2013 de mil 100 millones de dólares.

“No se pagó un precio totalmente fuera de proporción ni le sacaron mucha ventaja, tampoco es súper barato”, dijo un inversionista inmobiliario familiarizado con la transacción. “Representa un precio justo para las dos partes”.

El arquitecto Philip Johnson, junto con su socio, John Burgee, diseñaron 550 Madison Avenue en un estilo posmoderno de la década de los 80.

Con su característico techo de frontón estilo Chippendale, la torre apareció en varias películas, y en su enorme atrio se encontraba el Sony Wonder Technology Lab —un museo multimedia— y una tienda minorista de Sony.

En su historia solo tuvo dos grandes inquilinos: los ocupantes originales AT&T y Sony. Posteriormente Sony se mudó más al centro de Madison Avenue.

Olayan y Chelsfield esperan cerrar el acuerdo en mayo. Mientras tanto, los dos compradores buscan inquilinos para el espacio y pueden ofrecer la oportunidad a un gran inquilino de que el edificio lleve su nombre.

Hay muy pocos edificios de lujo disponibles en la zona más prestigiosa de Nueva York. La mayor parte de los nuevos espacios de oficinas está en el centro, alrededor del lugar donde se reconstruyó el World Trade Center, o en nuevos proyectos en la lejana zona oeste donde Hudson Yards atrajo inquilinos que incluyen al grupo de capital privado KKR.