Veinteañeros, detrás del "boom" automotriz

Especialistas que laboran en plantas de EU y Canadá duplican la edad de sus colegas mexicanos; hay futuro por el talento en el sector: AMIA.

México

El promedio de los ingenieros que han impulsado el crecimiento de la industria automotriz mexicana es de apenas 27 años, dijo el líder del sector y subrayó el futuro promisorio por el talento en las plantas del país.

Según Eduardo Solís Sánchez, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), esa base de talento joven es factor para que México se ubique entre los mayores fabricantes de autos del mundo, para competir con países con una fuerza laboral de mayor edad.

“Tenemos que competir en un mercado absolutamente abierto al mundo, pues 80 por ciento de lo que se exporta va hacia Estados Unidos y Canadá, y allá el promedio de edad entre los ingenieros que desarrollan la industria es de 55 años”.

Esta situación, dijo Solís, significa que los ingenieros mexicanos tienen oportunidades para demostrar su talento “para los próximos 20 años”.

 El líder sectorial participó en el Anual International Automotive Congress 2014, organizado por el Tec de Monterrey. Y ante representantes de las principales armadoras, pidió remachar iniciativas para mantener el crecimiento y aumentar el ritmo. Hay que trabajar en temas para el crecimiento que viene, sobre todo en áreas de oportunidades, logística, recursos humanos y cadena de suministro.

A pesar de que México es uno de los países en donde más ingenieros egresan, el líder de Amia remarcó la necesidad de mantener la educación para que los nuevos proyectos del ramo se traigan a México.

Sobre el tema del financiamiento a la industria, recordó que en 2008 existía un incentivo llamado estímulo fiscal para investigación y desarrollo tecnológico (EFIDT), en el que por cada peso gastado en investigación y desarrollo, el gobierno acreditaba 30 centavos en el impuesto sobre la renta, pero por ser un “hoyo fiscal” desapareció.

Solís dijo que la industria automotriz nacional tiene una importante presencia, pues sumó más de 43 mil millones de dólares de divisas generadas el año pasado, que ubican a México como el séptimo fabricante mundial, cuarto exportador de unidades y sexto de autopartes, para un crecimiento de 8 por ciento respecto al año anterior.

Existe una gran confianza de las armadoras, es así que Alemania decidió invertir en México, pues por los puertos más importantes cruzan diariamente más de mil millones de dólares en mercancía.

“Estaremos creciendo de 3 millones de autos fabricados en este 2014 a alrededor de 5 millones para 2020. Vamos a tener un crecimiento exponencial comparado con el de hace 20 años, gracias a la confianza de los inversionistas”, dijo Eduardo Solís.

“Trabajar de la mano con el gobierno ayudará a tener un mayor crecimiento, pues la transportación por las carreteras y el mantenimiento de puertos beneficiará al sector.

“El 40 por ciento de partes de un auto en Estados Unidos se hace con piezas mexicanas, somos el primer proveedor de autopartes que exporta a ese país; sin embargo, eso no quita las amplias oportunidades en la cadena de suministro.

“Las pequeñas y medianas empresas están jugando un papel importante, pues son empresas familiares que ofrecen piezas a los proveedores directos; alrededor de 85 por ciento de lo que necesita un proveedor de primer nivel lo trae de fuera el de segundo.

“Nuestra industria, entre lo que importa y lo que exporta tiene un superávit de 43 mil 500 millones de dólares, esta cifra contrasta contra cualquier otra balanza comercial, como la petrolera”,
dijo el presidente de la asociación.

Solís indicó que hay ventajas para la inversión, como la localización geográfica, la red de acuerdos comerciales y el suministro de recursos humanos jóvenes (técnicos o ingenieros); sin embargo, acciones como la entrada al país de autos usados han dañado al sector, por lo que en los últimos años se ha trabajado junto con el gobierno para su combate, finalizó.

José Zavala, consultor de la firma Pricewaterhouse Cooper (PwC), refirió que México en los últimos cinco años ha fortalecido su posición, que desde 2013 es la número ocho entre los países exportados, pero las expectativas son subir de rango con los nuevos proyectos que se tienen para 2015 y así poder llegar al lugar séptimo lugar, que ostenta Brasil.

SIGUE FALTANDO TALENTO

La directora de la Sección de Asuntos Económicos y Globales de la embajada de Alemania en México, Martina Klumpp, dijo que las empresas teutonas buscan dónde aterrizar en México. Sin embargo, advirtió que a algunas de las que ya están aquí, en el Bajío, les preocupa  la escasez de mano de obra calificada. Además, los niveles de sueldo a veces hacen que la gente se cambie de una planta a otra.

Para Zavala, de PwC,  la mano de obra es competitiva y tiene un alto nivel técnico ya que tras varios años se ha visto que los trabajadores en estas plantas reciben capacitación para la producción de automóviles.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]