Policía italiana catea sede de Volkswagen y Lamborghini

Volkswagen anunció que en Italia hay 648 mil 458 vehículos, de las marcas Audi, Seat y Skoda, con motores manipulados que alteraron los datos sobre emisión de gases contaminantes.
Las autoridades ordenaron retirar casi 500 mil autos para su revisión y las acciones de la empresa han caído 30%
La Fiscalía de Verona comenzó una investigación contra Volkswagen por el caso de fraude en las emisiones de vehículos. (Foto: Shutterstock)

Roma Italia

La policía fiscal italiana registró la sede del grupo Volkswagen en la ciudad italiana de Verona y la de la filial Lamborghini en Boloña, en el marco del escándalo por la manipulación de un software en el control de las emisiones de los autos.

La Fiscalía de Verona comenzó una investigación sobre el caso de las emisiones de vehículos Volkswagen en Italia ante la sospecha de que se haya podido incurrir en un delito de fraude comercial, informaron medios locales.

En el centro de la investigación se encontrarían algunas personas que componen la cúpula directiva de la marca en Italia.

Los registros están encaminados a obtener documentos vinculados al caso de las emisiones falsas en los motores de algunos vehículos de esta marca.

Volkswagen Group Italia, filial del coloso automovilístico alemán, importa vehículos Volkswagen -también industriales-, Audi, Seat y Skoda.

El grupo anunció que en Italia hay 648 mil 458 vehículos con motores manipulados que alteraron los datos sobre emisión de gases contaminantes.

Según una nota del grupo, por marcas, hay 361 mil 432 coches Volkswagen afectados mientras que son 197 mil 421 los de Audi, 35 mil 348 los de Seat, 38 mil 966 Skoda y 15 mil 291 otros vehículos comerciales con motor Volkswagen.

El pasado 18 de septiembre, las autoridades estadounidenses revelaron que miles de coches diesel del grupo alemán tenían en el motor un software que manipulaba a la baja los datos de emisiones, algo que después confirmó la empresa.

Esta información supuso un cataclismo en el seno de la compañía, que llevó a la dimisión del presidente de Volkswagen, Martin Winterkorn.

El nuevo presidente, Matthias Müller, ha afirmado que en enero próximo comenzarán las reparaciones de los vehículos con motores diesel manipulados, una operación que espera que concluya a finales de 2016.