VW se opuso a normas de eficiencia de combustible

El cabildeo coincidió con el hecho de que miles de sus vehículos diésel superaban los límites de emisiones.
La armadora enfrenta un escándalo por mentir a la autoridad de EU.
La armadora enfrenta un escándalo por mentir a la autoridad de EU. (Shutterstock)

Nueva York

Volkswagen lideró la oposición a la propuesta de los nuevos objetivos de eficiencia de consumo de combustible en EU al considerar que no le daba crédito suficiente a la tecnología diésel, en un momento en que muchos de sus vehículos que se alimentan con este combustible superaban los límites de emisiones.

La compañía encabezó la oposición de la industria en 2011 y 2012 para los estándares de eficiencia de consumo de combustible, que propuso la National Highway Traffic Safety Administration de EU (Administración Nacional de Seguridad de Tráfico en las Carreteras de EU), que se veían generalmente como insuficientes para ayudar a los productores de vehículos pequeños de pasajeros, como los de VW.

La armadora argumentó que los estándares hacían poco para fomentar la difusión del “diésel limpio” de bajo consumo que podría reducir las emisiones de dióxido de carbono en vehículos.

Alrededor de 15 por ciento de las ventas de VW en EU en los últimos años fueron de coches diésel, muy por encima de la participación de mercado de 2.6 por ciento de vehículos ligeros en total.

Tony Cervone, entonces vicepresidente ejecutivo de Comunicaciones de VW en EU, dijo en julio de 2011 que, si una tercera parte de los vehículos en las carreteras de EU usaban “diésel limpio”, Estados Unidos ahorraría 1.4 millones de barriles de petróleo al día.

“Sin embargo, no hay una consideración en la propuesta actual sobre el impacto positivo que puede tener el diésel limpio en el consumo de combustible aquí en EU”, agregó.

En febrero de 2012, la Alianza de Fabricantes de Automóviles —de la cual VW es miembro— se quejó de que se negaba la laxitud al diásel bajo los procedimientos de las pruebas de emisiones que se le otorgaban a otros combustibles alternativos a la gasolina.

“La tecnología diésel ofrece una reducción en el consumo de combustible y de gases de efecto invernadero y se le debe permitir una flexibilidad similar a otras tecnologías de combustible”, dijo la alianza.

La Agencia de Protección Ambiental de EU dio a conocer el 18 de septiembre que 482,000 vehículos VW a diésel que se vendieron en EU desde 2008 presentaban un “dispositivo de desactivación”, que hizo que sus controles de emisiones fueran en gran medida poco efectivos excepto durante las pruebas oficiales.

El dispositivo en el software de administración del motor de los vehículos significa que algunos de los vehículos emitían hasta 40 veces más que  los límites permitidos de óxidos de nitrógeno durante una conducción normal.

Desde entonces, VW dijo que el dispositivo se colocó en cerca de 11 millones de vehículos en todo el mundo, y el escándalo puede complicar los esfuerzos del grupo para aumentar su participación relativamente pequeña en las ventas de coches en EU.

El dispositivo de desactivación no aumenta el consumo de combustible de los vehículos VW. Pero el cabildeo de VW se puede considerar de una forma muy diferente ya que se hizo público que los vehículos superan las regulaciones de contaminación.

Volkswagen Group of America confirmó que se opuso a los estándares de eficiencia de consumo de combustible de la National Highway Traffic Safety Administration de EU. “Creímos que los estándares que se presentaron eran una carga injusta para las automotrices que en su mayoría tienen marcas para vehículos de pasajeros”, dijo.