VW frena la esperanza de impulso por moneda débil

A pesar de la noticia, la empresa no descarta que en los próximos meses mejore el impacto positivo de la divisa, siempre y cuando se mantenga la fortaleza del dólar.
Para este año, la automotriz prevé un retorno de operación en ventas de entre 5.5 y 6.5 por ciento.
Para este año, la automotriz prevé un retorno de operación en ventas de entre 5.5 y 6.5 por ciento. (Fabian Bimmer/Reuters)

Berlín

Volkswagen, el fabricante más grande de automóviles de Europa por ventas, frenó las esperanzas de que un euro más débil lleve a un aumento inmediato de las utilidades.

En las últimas semanas algunos inversionistas compraron alegremente acciones de la automotriz europea con la creencia de que la debilidad del euro haría más competitivas sus exportaciones.

Sin embargo, Hans Dieter Pötsch, director financiero de VW, advirtió que el efecto positivo de la debilidad del euro frente a la libra esterlina y el dólar se compensa a “un grado significativo” por las fluctuaciones de otras monedas.

En particular, a VW le afectaron las fuertes caídas del rublo ruso, al igual que la debilidad de otras monedas de los mercados emergentes, como el real brasileño.

“Somos una empresa global y manejamos muchas monedas a las que en realidad no les podemos dar cobertura y que en parte se fueron a una dirección diferente”, dijo Pötsch en la presentación anual de resultados de la compañía para 2014.

Sin embargo, dio a entender que algunas de las coberturas de Volkswagen —instrumentos financieros que amortiguan las fluctuaciones de las monedas— expiran en los próximos meses, por lo que el impacto positivo de un euro más débil gradualmente será mayor para VW, siempre y cuando se mantenga la fortaleza actual del dólar. VW no publica datos sobre sus coberturas.

El año pasado por primera vez los ingresos de VW superaron los 200 mil millones de euros. Su éxito fue gracias a las grandes utilidades de sus marcas de lujo, Porsche y Audi, y a los 3 millones 700 mil vehículos que vendió en China. Las ventas chinas representan alrededor de 37 por ciento de la venta total de VW.

Sin embargo, las ventas de VW se desplomaron en otros mercados emergentes clave. En Brasil, las ventas cayeron 12 por ciento, en Argentina cayeron 39 por ciento y en Rusia 12 por ciento.

“De los motores que impulsan la economía mundial —los BRIC (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica)— básicamente solo queda la C de China”, dijo el presidente ejecutivo de VW, Martin Winterkorn.

El mes pasado Volkswagen emitió una cautelosa proyección de utilidades para 2015 y dijo que prevé un retorno de operación en ventas de entre 5.5 y  6.5 por ciento en 2015, en comparación con 6.3 por ciento en 2014. Se espera que los ingresos aumenten hasta 4 por ciento este año.