VW apuesta al amor y paz con "van" eléctrica

La Budd-e permite al usuario control con reconocimiento de voz y gestos de mano.
La llamada furgoneta hippie.
La llamada furgoneta hippie. (David Becker | AFP)

Las Vegas

Volkswagen recurrió al espíritu de paz y amor de los años 60 en un esfuerzo por desinflar el escándalo, al presentar un prototipo totalmente eléctrico inspirado en sus camionetas hippies, un día después de recibir el golpe de la demanda que presentó Estados Unidos por su problema de emisiones en los motores diésel.

La van (furgoneta) Budd-e tiene un software que permite a los usuarios controlar el coche con reconocimiento de voz y gestos de mano, y puede recorrer 213 kilómetros con una carga.

Los paneles del tablero muestran mapas y mensajes y se enlazan con los sistemas inteligentes en casa, lo que permite al conductor abrir la cerradura de la puerta de entrada de manera remota o revisar el contenido del refrigerador. Los componentes de tracción y las baterías se basan en un sistema modular que sentará las bases para otros coches eléctricos de VW.

La Budd-e está a varios años de salir a la venta, dijo la compañía. Al hablar en el Consumer Electronics Show en Las Vegas, Herbert Diess, director de coches de pasajeros de Volkswagen, dijo que una de las características más inusuales es la ausencia de manijas en la parte exterior de las puertas, que se pueden abrir por un gesto de la mano o por control de voz. Dijo: "Las manijas son tan de 2016. La Budd-e no las necesita".

El CES, la conferencia de tecnología más importante, es un lugar popular para que los fabricantes de automóviles lancen productos y muestren la tecnología de sus vehículos. En la edición de este año, la startup Faraday Futures presentó su primer coche prototipo; Ford y General Motors informaron de sus planes para desarrollar tecnología de coches autónomos; Toyota habló de su empuje en la robótica.

Trayectoria de vuelo

Entrar a tu dron personal para transportarte a tu destino parece material de ciencia ficción, pero una startup china es exactamente lo que propone.

En uno de los lanzamientos más ambiciosos en el CES de Las Vegas, el fabricante de drones eHang presentó el nuevo dron "184", un vehículo autovolador que puede transportar un pasajero humano.

Sin embargo, los reguladores todavía no aprueban el vehículo para el uso humano, y en Las Vegas todos los drones están restringidos, lo que significa que los asistentes al CES no podrán ver volar al 184.

La startup eHang, con sede en Guangzhou, recaudó más de 50 millones de dólares de inversores de riesgo y compite con DJI, el fabricante de drones líder en China, en un momento en que se disparan las ventas de esos vehículos en todo el mundo.

Los fabricantes chinos de drones ganaron una fuerte posición en la industria global, gracias en parte a que las reglas de China sobre pruebas y vuelos de drones son más flexibles que las de EU. DJI hizo la primera cámara dron para el mercado masivo, la Phantom, y ahora es la mayor compañía de drones para el mercado de consumo en el mundo por ventas.