Utilidades de Prada se desploman ante bajas ventas en Asia

Es la primera vez que reporta una caída desde que empezó a cotizar en Hong Kong
Una tienda de la firma.
Una tienda de la firma. (Shutterstock)

El año pasado las utilidades de Prada se desplomaron 28 por ciento debido al fuerte golpe que recibieron las ventas en Europa y la región Asia-Pacífico, lo que llevó a la casa italiana de modas a implementar medidas para reducir costos.

El ingreso neto de la compañía cayó de 628 millones de euros a 451 millones de euros en el año que terminó el 31 de enero, por lo que no llegó a las estimaciones de los analistas de 468 millones de euros. Esta es la primera vez que Prada reporta una caída en las utilidades anuales netas desde que empezó a cotizar en Hong Kong hace cuatro años. Los ingresos cayeron uno por ciento a 3 mil 550 millones de euros.

Prada culpó de la desaceleración a la “incertidumbre económica actual”. Las ventas crecieron en el continente americano y en Japón, pero el aumento  en la tercera economía más grande del mundo no fue suficiente para compensar en su totalidad la caída en la región; las ventas en la región Asia- Pacífico, su mayor mercado que representa 35.7 por ciento de sus ventas, cayeron 3.1 por ciento. En Europa las ventas cayeron 4.9 por ciento.

Actualmente el presidente chino, Xi Jinping, toma medidas enérgicas contra la corrupción política, el desperdicio y el estilo de vida ostentoso, lo que provocó el descenso de gran parte de las ventas en Hong Kong y Macao. Las ventas en la región de la Gran China (China continental, Hong Kong, Macao y Taiwán) cayeron 6.3 por ciento.

Después de varios años de grandes ingresos y utilidades, la caída de las ventas a raíz de que se enfrió el entusiasmo de consumo asiático, los tipos de cambio volátiles y la inestabilidad geopolítica pasa la factura en el alguna vez imparable sector de lujo. Su rival, el conglomerado francés LVMH, propietario de marcas de lujo como Louis Vuitton y Christian Dior, también señaló la debilidad en China continental y Hong Kong cuando anunció sus resultados anuales en febrero.

A Prada también le afectó la tasa de impuestos, que de 30.9 por ciento aumentó a 31.2 por ciento el año pasado.

Los analistas de Barclays dicen que las cifras coronaron un año difícil, en el que el grupo no logró cumplir “todos sus objetivos iniciales debido al difícil entorno de los minoristas y al crecimiento de la competencia en los productos de cuero”. Las ventas de productos de cuero cayeron 4.9 por ciento para llegar a 2 mil 200 millones de dólares.

Para apuntalar los márgenes, Prada dijo que lleva a cabo una “revisión a fondo” de los procesos de productos determinados, “cuyo efecto será más visibles el próximo año”, la reducción de costos a la luz de la caída en el crecimiento, que incluyen también los costos asociados por la apertura de nuevas tiendas.

Los accionistas reaccionaron positivamente, y las acciones de Prada que cotizan en Hong Kong aumentaron 2.2 por ciento en las primeras operaciones.

Sin embargo, los analistas de Barclays, mantuvieron la calificación de “subponderación”, y señalan que Prada comercializa 20 por ciento superior de sus contrapartes “a pesar del potencial de menor crecimiento en los ingresos”.

Las acciones de Prada crecieron 14.6 por ciento este año al cierre de mercado del viernes, en comparación con el crecimiento de 3.7 por ciento en el índice de referencia Hang Seng. Las acciones bajaron uno por ciento para ubicarse a 50 dólares hongkoneses en las operaciones de la tarde del lunes en Hong Kong.