Urgen una política nacional cafetalera

El dirigente de la Central Campesina Cardenista, Max Correa Hernández, pidió la creación de un organismo ajeno a la Amecafe, ya que argumenta que ésta solo protege a los industriales. 
Tomar café disminuye el riesgo de suicidio según un estudio.
(Reuters)

Ciudad de México

El dirigente de la Central Campesina Cardenista, Max Correa Hernández, anunció la creación de la Coalición de Organizaciones Nacionales por la Defensa de la Cafeticultura Mexicana y la celebración de un Foro Nacional, el próximo mes de diciembre, para exigir al Gobierno Federal atención urgente a más de 500 mil pequeños y medianos productores del ramo.

Manifestó que el sector está en crisis desde que el 15 por ciento de la superficie productora equivalente a 664 mil hectáreas, están afectadas por plagas como la Roya lo que genera una pérdida de 500 mil sacos de café de los 4.1 millones contemplados para este año.

Por lo anterior, se pronunció por la creación de un organismo gremial del sector ajeno a la Asociación Mexicana de la Cadena Productiva del Café (AMECAFE) por ser una asociación enfocada a proteger a los industriales con visión empresarial y comercial.

Correa Hernández, urgió a contar con una política nacional cafetalera, un organismo gremial, un proyecto de economía social y la autonomía y rentabilidad en las zonas cafetaleras.

Asimismo demandó rescatar la Ley de Desarrollo Sustentable de la Cafeticultura y crear un organismo público con capacidad jurídica y operativa con el Consejo Nacional y Regionales de Organizaciones de Productores de Café.

Dijo que el presupuesto de 700 millones de pesos otorgado al sector es insuficiente por lo que propuso una revisión de éste para que la Secretaría de Hacienda apruebe un programa emergente de 2 mil 500 millones de pesos pero con la condicionante de que los recursos lleguen a los pequeño y medianos productores ante el embate de los bajos precios en el mercado internacional.

Consideró urgente eliminar los privilegios que tienen los grandes productores privados y las empresas trasnacionales para acceder a los programas y recursos públicos.