Urge otra reforma a pensiones: OCDE

Videgaray propone un debate nacional para elevar las contribuciones de los trabajadores y asegurar un sistema justo e incluyente.
Luis Videgaray, secretario de Hacienda, y José Ángel Gurría, secretario general de la OCDE.
Luis Videgaray, secretario de Hacienda, y José Ángel Gurría, secretario general de la OCDE. (Octavio Hoyos)

México

Ante el riesgo de que las pensiones que recibirán los mexicanos con las Afore no sean suficientes, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) recomendó reformarlas, en tanto que el titular de Hacienda llamó a un debate nacional para generar un sistema de pensiones equitativo.

En la presentación del Estudio de la OCDE "El sistema de pensiones de México", el secretario general del organismo, José Ángel Gurría, refirió que "las contribuciones en el país son bajas para asegurar una pensión de 50 por ciento al último salario del trabajador".

Según el funcionario, para alcanzar una tasa de reemplazo de 50 por ciento, por lo menos debe duplicarse la contribución promedio de los trabajadores.

"Es necesaria una contribución media de 13 a 18 por ciento durante 40 años, hoy es de 6.5 por ciento; es decir, tenemos que duplicar en la cuota más baja y triplicar en la más alta", agregó.

En este sentido, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, señaló que aunque las Afore representan un sistema de pensiones sostenible y equitativo, se requiere "una auténtica reflexión de Estado" para asegurar que sea justo, incluyente y suficiente.

Videgaray refirió que las reformas al sistema de pensiones de 1997 y 2007 han sido relevantes pero se necesitan ajustes.

"Tenemos que discutir abiertamente como país, y esto requiere un gran debate nacional, elevar las contribuciones a las cuentas de ahorro de los trabajadores, es decir, ahorrar más para los trabajadores", señaló.

La OCDE sugirió al gobierno que los trabajadores que cotizaron en el antiguo sistema de retiro —previo a 1997—, el cual se basaba en contribuciones directas y se garantizaba una pensión mínima, se comience a integrar con el actual modelo de Afore, que otorga una pensión acorde con el monto ahorrado del trabajador en su cuenta individual.

De aceptarse esa medida, los pensionados del régimen antiguo tendrán que converger con el sistema de Afore y someterse a un sistema de prorrateo para obtener su pensión, un cálculo que puede afectar su tasa de reemplazo; es decir, el porcentaje que recibirá como pensión el trabajador respecto a su último salario.

"La tasa de reemplazo depende del individuo. Aquel que tiene 30 años en el sistema antiguo y 10 en el moderno, su tasa de reemplazo disminuirá 30 por ciento; mientras que aquel que tenga 10 en el antiguo y 30 en el moderno, su tasa se va a reducir entre 60 y 70 por ciento", señaló Pablo Antolini, encargado de estudios sobre pensiones de la OCDE, en conferencia de prensa.

Esa medida podría disminuir entre 30 y 50 por ciento la carga fiscal de las pensiones, una medida calificada de necesaria ante el cambio demográfico que sufrirá la población en las próximas décadas, y en la que se contempla que aumente significativamente el número de pensionados.

Sin embargo, afectará a 26 millones de trabajadores mexicanos "de transición", que están en ambos sistemas de pensión, según la Comisión Nacional de Ahorro para el Retiro.

Además, el organismo urgió al gobierno mexicano a elevar el monto de contribución obligatoria a las Afore, a la par del aumento salarial, para no afectar su poder adquisitivo, debido a que la "aritmética actual no da", a pesar del éxito de este sistema, así como su transparencia".

El organismo advirtió que las generaciones que se jubilen con el actual sistema combatirán un "precipicio" si no aumentan las contribuciones, debido a que México enfrenta un cambio demográfico, en el que crecerá sustancialmente las personas en edad de retiro en las próximas décadas.

"El gran reto es que hoy conforme a las proyecciones actuariales que hace la Consar, y que ahora nos presenta la OCDE, el ahorro no va a ser suficiente", dijo Videgaray.

Educación financiera

Videgaray afirmó que una mayor educación financiera es clave para ayudar a las familias a prevenir riesgos y problemas que puedan poner en juego su patrimonio.

Al inaugurar la sede de la Octava Semana Nacional de Educación Financiera, destacó que se han registrado casos en los que las personas depositan su dinero en instituciones financieras que no merecen confianza.

"Hemos visto muchos casos en el pasado, desafortunadamente algunos en el pasado reciente, donde los ahorradores, sin contar con la información adecuada, depositan su ahorro y confianza en instituciones que no necesariamente la merecen", dijo.

A manera de ejemplo, destacó que hay casos en los que alguna institución hace creer a sus ahorradores que tienen un seguro de depósito similar al de un banco, con el cual su ahorro está garantizado; sin embargo, al ocurrir un quebranto, se dan cuenta que han sido engañados.

Hace casi un año se reveló un fraude por parte de la sociedad financiera popular Ficrea a más de 6 mil 800 ahorradores, de los cuales, algunos dijeron públicamente, que los ejecutivos de dicha financiera les garantizaban un seguro como el de los bancos, es decir, arriba de los 2 millones de pesos.

Luis Robles Miaja, presidente de la Asociación de Bancos de México, añadió que la educación ayuda a evitar situaciones de pérdida de recursos entre los usuarios, además de que el crédito responsable representa un impulso para las familias.

Claves
Últimas reformas

  • En 1997 se realizó la reforma más importante al sistema de pensiones mexicano, con lo que se dio paso al actual esquema de cuántas individuales y al nacimiento de las Afore.
  • Desde ese momento se han hecho ajustes al sistema. En 2008 se eliminó la doble comisión que cobraban las Afore, mientras que desde 2013 se encuentra en el Senado una nueva reforma que busca fortalecer el esquema.
  • No obstante, el máximo pendiente, coinciden Hacienda, la Consar y las Afore, es elevar la aportación voluntaria de los trabajadores, de modo que pase de 6.5 a por lo menos 11.5 por ciento de su salario.