Urge ágil transporte en fronteras: Servitje

Intenso intercambio de mercancías y tránsito de personas con Estados Unidos, “pero la infraestructura es del siglo pasado”.
El presidente de consejo de administración de Bimbo.
El presidente de consejo de administración de Bimbo. (Octavio Hoyos)

México

Al cumplirse 20 años de la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) entre México, Estados Unidos y Canadá, Daniel Servitje, presidente del consejo de administración de Bimbo, planteó agilizar la movilidad de mercancías en las fronteras.

En el foro TLCAN a 20 años de su entrada en vigor, promovido por el Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi), el empresario dijo que urge repensar las fronteras y las formas de transporte de mercancías, por lo que confió en que se puedan liberar las restricciones que fuerzan a cambiar de vehículo cuando se pasa una línea fronteriza.

“Particularmente en la frontera con Estados Unidos tenemos transacciones de millones de dólares y movimiento de millones de personas cada día, pero una infraestructura del siglo pasado. Es un esfuerzo muy pesado para las personas y las mercancías cruzar la frontera, necesitamos lograr que las aduanas del otro lado estén operando las 24 horas del día durante todo el año y no sucede así en todos los casos.

“No podemos pensar en una economía tan grande, como la de la región, con estas limitaciones, o del lado mexicano carriles rápidos que se mueven lento porque no se diseñaron para todas las filas tan largas, kilómetros y kilómetros para llevar las mercancías”, dijo Servitje.

Indicó que hay muchas barreras no arancelarias, una infraestructura en la cual se ha invertido poco y que pasa por muchas restricciones presupuestales, cuando lo que está en juego en términos de horas-hombre improductivas y de gastos adicionales es extraordinario.

El también director general de Bimbo participó en una mesa de análisis del TLCAN junto con Armando Garza, presidente del consejo de administración de Alfa, y Carlos Eduardo Represas, chairman de América Latina de Bombardier, quienes coincidieron en que la puesta en marcha del acuerdo comercial benefició al país y a las empresas.

Respecto a qué se tiene que hacer para que las empresas mexicanas puedan tener más participación en Canadá, Represas dijo que es importante difundir en ese país las historias de éxito de las compañías canadienses establecidas en México.

“No es fácil el tema de México cuando hay que discutir con los sindicatos en Canadá. Todavía hay la idea de que si se crea un puesto de trabajo en México, es un puesto de trabajo menos en Canadá. Hay una labor que hacer a nivel del sector privado en Canadá frente a los sindicatos, para hacer ver el efecto multiplicador que las inversiones en México tienen sobre Canadá”, dijo Represas.

Por su parte, Armando Garza, de Alfa, explicó que ahora se tiene que hablar de cómo hacer que el TLCAN rinda mayores frutos.

“Ese gran despertar del comercio entre nuestros países se colapsó en su dinámica por la entrada de China a la Organización Mundial de Comercio… tomó muchos de sus mercados, el del zapato, del juguete, de la confección, y esa dinámica exportadora se perdió; se continuó en Estados Unidos la caída crónica de la penetración de las manufacturas en el PIB.”