ENTREVISTA | POR ESTHER HERRERA

Francisco Azcúnaga Fundador de la Universidad del Comercio Emprendedor

El proyecto institucional, que inició en enero de 2012 en forma de cursos y que en la actualidad busca su registro ante la Secretaría de Educación Pública, pretende asesorar y capacitar a los casi 30 mil abarroteros que existen en Nuevo León.

“Universidad les ayudará a tener mejores ventas”

El objetivo es incorporar la investigación a la educación, manifestó.
El objetivo es incorporar la investigación a la educación, manifestó. (Raúl Palacios)

Monterrey

Dada la vulnerabilidad que tienen los 30 mil abarroteros que existen en Nuevo León frente al dominio que significan las cadenas de supermercados y de tiendas de conveniencia surge la Universidad del Comercio Emprendedor (Unicem) cuya finalidad es asesorar, capacitar y proporcionar herramientas a los pequeños comercios para que puedan mantener y hacer crecer sus negocios.

Francisco Azcúnaga Guerra, fundador del proyecto que en este momento se encuentra en una fase de programa piloto, explicó a MILENIO Monterrey que en siete meses estarían funcionando como una universidad.

El proyecto inició como concepto en enero del 2012, mediante el diagnóstico en la entidad de los comercios pequeños y en los 12 meses posteriores se comenzó a impartir cursos a los abarroteros y la segunda generación se gradúa en julio.

 ¿Cómo surge y para cuándo estarían operando como universidad?

La Universidad del Comercio Emprendedor (Unicem) está por terminar su fase piloto en unos siete meses, la idea es acompañar a esta generación que se gradúa a implementar el plan de negocios y que les permitirá tener mejores ventas, negocios más fuertes, sólidos, y una mejor relación con sus clientes y proveedores.

Surgió al momento que veíamos que en las universidades había muchos esfuerzos educativos pero nada a nivel más especializado y específico.

La mayoría cubre aspectos de negocios grandes y empresas que son más bien orientadas a la producción, pero al comercio nunca lo han tocado y al comercio pequeño menos aún, de hecho no hay libros no hay artículos no hay material ni profesores y lo poco que se ofrece es un nivel muy avanzado. Son cursos cortos para expertos pero esos no eran accesibles para la mayoría de ellos o de los 900 mil abarroteros en México y unos 30 mil en Nuevo León.

 ¿Por qué lanzar una universidad de este tipo?

Es un sector tradicional, el más importante, siempre se voltea a ver a las grandes pensando que son las grandes cadenas comerciales las que distribuye el grueso del comercio pero no es así muchos productos que se distribuyen a través del sector mayoritariamente y ese sector está desapareciendo. La gente que está a cargo de ellos no tiene formación, no tiene tecnología, no tiene una experiencia en la cual haya tenido oportunidad de compartir y si les damos chance de hacer eso los podemos dejar en otro nivel.

¿Qué inversión destinan para universidad?

Unos seis millones de pesos
estarán destinados principalmente a tecnología. Pero el 80 por ciento de los costos lo pagan empresas que están apoyando este proyecto, como son: Arca Continental, Bimbo, Sigma Alimentos y Cervecería Cuauhtémoc, estos cuatro son los que hacen posible un fondo de
becas.

 ¿Qué implicaciones sociales y económicas tiene este sector?

El impacto socio-económico de este segmento es importante, dado que se tiene la idea que los grandes son los que mueven el comercio y no es así.

La composición es: 50 y 50 por ciento de los productos se vende a través de las cadenas de supermercados y de las cadenas de tiendas de convivencia, y el resto los abarroteros.

Hace 30 años la composición era 70 por ciento comercio en pequeño y 30 por ciento los grandes autoservicios.

¿Cuántos comercios han desaparecido?

No desaparecen del todo, baja el volumen de ventas y se vuelven cada vez más débiles pero siguen siendo 900 mil a nivel nacional, lo que sí sucede es que se vuelven débiles y pierden fuerza frente a las grandes cadenas de supermercados.

En los últimos 10 años se ha mantenido estable lo que sí es que venden menos porque los otros venden.

¿En dónde están ubicados y ya cuentan con trámite ante la SEP?

Estamos en la avenida Venustiano Carranza, en el centro de Monterrey, operamos aquí y actualmente somos siete personas de las cuales cuatro estamos de tiempo completo

En este momento estamos en trámite de la papelería con la Secretaría de Educación Pública (SEP), porque la intención es también integrar una Preparatoria (especializada) en Ventas que no existe en el país, estamos en el proceso de obtener el registro ante la SEP, también tendremos una licenciaturas pero tenemos que ir poco a poco, primero necesitamos sacar adelante esto.

Por eso le pusimos Universidad, además de que incorporaremos un aspecto muy importante y que es la investigación.

Hay un esfuerzo por ir creando investigación sobre este sector que es un sector muy poco estudiado y documentado.