Unilever suministrará de energía eólica 4 plantas en México

La energía eólica que obtendrá la compañía proviene del Istmo de Tehuantepec, con un contrato de suministro mediante el cual se podrá comprar ese recurso energético necesario para sus operaciones.
El “factor de planta” se refiere al porcentaje del día en que el viento sopla con la fuerza necesaria para mover los aerogeneradores y producir energía.
El “factor de planta” se refiere al porcentaje del día en que el viento sopla con la fuerza necesaria para mover los aerogeneradores y producir energía. (Shutterstock)

Ciudad de México

Unilever, empresa anglo-holandesa de bienes de consumo - dueña de las marcas Dove, Rexona, Knorr, Hellmann’s, entre otras-, anunció que cuatro de sus cinco fábricas en México recibirán suministro de energía eólica.

Jorge Carpio, líder de sustentabilidad de Unilever para México y el Caribe, detalló que cuentan con un contrato firmado, aunque con un pequeño retraso debido a los permisos, por lo que prevén que el 1 de diciembre -o a más tardar el 1 de enero- inicie el suministro de este recurso.

“Estamos haciendo todo lo posible para entrar el primero de diciembre, pero dependemos de las instancias gubernamentales para empezar”, expresó.

Aunque no reveló el monto de la inversión, la energía eólica que obtendrá la compañía proviene del Istmo de Tehuantepec, con un contrato de suministro mediante el cual se podrá comprar ese recurso energético necesario para sus operaciones.

Fuimos el último en entrar al Parque Eólico Bioxo, con el cual tenemos un suministro que al final nos va a evitar el equivalente a 30 mil toneladas de dióxido de carbono por año, sostuvo el directivo.

Indicó que el proyecto se planeó desde 2012, por lo que realizaron un análisis para identificar dónde se tiene un mayor aprovechamiento de energía renovable, en este caso de energía eólica, en las plantas de Tultitlán, Naucalpan, Lerma y Cuernavaca.

Detalló que la quinta planta, ubicada en la Ciudad de México, de las marcas Zest y Camay, por ser una reciente adquisición —en abril de este año— de Unilever, no se contempló dentro del proyecto, aunque continuarán en busca de alternativas para su implementación.

“En la búsqueda de hacer más eficientes nuestros procesos y optimizar el uso de recursos no renovables, a pesar de que vamos a tener un contrato de energía eólica, cada año nuestras plantas tienen proyectos que las ayudan a ser eficiente, mejorar y disminuir el consumo de energía eléctrica”.

Por lo anterior, aun con el proyecto iniciado en 2012, se ha visto una mejora a la fecha dentro de sus procesos y el uso de recursos para tener un beneficio, ambiental económico y social.

Refirió que los objetivos que se tienen en México en materia energética, con este contrato o este suministro de energía eólica, es cumplir con lo que tenían planeado hacia 2020.

La meta es reducir a la mitad el impacto de los gases de efecto invernadero de sus productos en todo su ciclo de vida, en tanto que las emisiones contaminantes derivadas de energía de sus fábricas estarán en los niveles de 2008, pese al incremento de producción, una reducción de 37 por ciento.