Unilever recibe impulso por venta de helados en AL

El 57% del total de los productos vendidos por el grupo holandés fue comprado en los mercados emergentes.
La ola de calor en el viejo continente ayudó a posicionar la marca.
La ola de calor en el viejo continente ayudó a posicionar la marca. (Octavio Hoyos)

El helado Magnum sabor espresso y una nueva gama de desodorantes en aerosol secos ayudaron a impulsar en Estados Unidos las ventas trimestrales de Unilever a su nivel más alto de crecimiento en tres años.

El grupo anglo-holandés dijo ayer que confía en esas innovaciones, respaldadas por una inversión más consistente que en el pasado, para aumentar las ventas porque no puede depender de la economía mundial para impulsar el crecimiento. Las acciones de Unilever cerraron con un alza de 4 por ciento para cotizarse en 28.97 libras.

Paul Polman, presidente ejecutivo de Unilever, la compañía de cuidado personal más grande de Europa por ventas, dijo: “Todavía vemos mercados globales suaves sin una señal inmediata de obtener ayuda de una mejor economía mundial”.

Sin embargo, elevó el pronóstico del grupo para un crecimiento de ventas subyacentes “hacia el extremo superior”, de su rango de 2 a 4 por ciento para este año, por encima del pronóstico de los analistas de 3.4 por ciento.

Esto lleva a la esperanza de que Unilever pueda dejar atrás sus problemas en los mercados emergentes que contribuyeron al crecimiento de solo 2.9 por ciento el año pasado, el más débil desde que Polman asumió el cargo de presidente ejecutivo en 2009. James Edwardes Jones, analista de RBC Capital Markets dijo: “Desde nuestro punto de vista hay señales alentadoras de que se desarrolla un impulso”.

Las ventas de 13 mil 400 millones de euros en los tres meses al 30 de septiembre fueron 9.4 por ciento más altas que el mismo trimestre del año anterior en una reported basis. El aumento subyacente de 5.7 por ciento fue significativamente más alto que el pronóstico de los analistas de 3.9 por ciento. Graeme Pitkethly, director financiero, dijo que se “intensificó el crecimiento” a pesar de algunos factores excepcionales. Estos incluyen una fuerte demanda en América Latina, principalmente porque la gente se apresuró a ir a las tiendas antes de que se den los aumentos de precio en el cuarto trimestre; el buen clima en Europa que elevó la venta de los helados; y el desempeño en China que fue bueno en comparación con la caída de ventas del año pasado.

El crecimiento en alimentos, incluyendo la comida para untar, se mantiene débil, al igual que la demanda de té, como la marca Lipton.

Las ventas subyacentes en los mercados emergentes, que representan 57 por ciento del total, aumentaron 8.4 por ciento. Pitkethly dijo que la dinámica en cada mercado fue diferente. En los mercados desarrollados el crecimiento fue más moderado de 2.1 por ciento, pero Europa regresó al crecimiento después de cuatro trimestres con caídas.

Martin Deboo, analista de Jefferies dijo “La implicación de la directriz es que el desempeño del cuarto trimestre no va a ser muy grande. La buena noticia es que Unilever se abre paso en mercados difíciles”.

13,400

millones de euros en ventas tuvo la empresa de julio a septiembre; 9.4% más que el  mismo trimestre de 2014.