Uber se une a Hyundai para revivir su negocio

Esfuerzo de la firma de transporte para mantenerse a flote, pues se encuentra menazada por la oposición de los taxistas y la competencia de líder tecnológico local.
La aplicación para teléfonos móviles.
La aplicación para teléfonos móviles. (Reuters)

Seúl

Uber se asoció con Hyundai Motor Group de Corea del Sur para intentar mantener a flote su negocio, que se encuentra en problemas en este país, ya que las demandas, la oposición de los taxistas y la competencia del líder local de tecnología, Kakao, afectaron sus operaciones.

La empresa para solicitar transporte, con sede en Estados Unidos, se enfrentó a la oposición en mercados que van desde Australia hasta Alemania, a mandos de las autoridades y a los conductores de taxi, quienes dicen que infringen las leyes locales a través de su servicio de solicitar transporte UberX, que permite que propietarios de coches ordinarios acepten cobrar tarifas.

En marzo fue cerrada UberX en Corea del Sur, a menos de dos años de la formulación de cargos contra Travis Kalanick, el presidente de Uber, por parte de los fiscales de Seúl.

Eso dejó a la compañía con dos servicios, que en la operación global de Uber se ven secundarios: Uber Taxi, que se utiliza para solicitar taxis normales, y Uber Black, que ofrece transporte en vehículos de lujo a través de asociaciones con empresas locales de limosinas.

Las leyes de Corea del Sur, que protegen a los taxistas, indican que los servicios de limosina solo lo pueden utilizar grupos específicos, como personas con discapacidad, extranjeros o funcionarios del gobierno.

Pero ayer Uber dijo que a finales de año va a relanzar el servicio Uber Black y que va a utilizar taxistas con licencia, lo que significa que ahora el servicio podrá estar disponible para todos los sudcoreanos. Dijo que Kia Motors, parte de Hyundai Motor Group, ofrecerá descuentos en sus sedanes de lujo K9 para taxistas que se registren en el servicio, que utilizará el software de navegación que desarrolló otra división de Hyundai.

El gobierno de la ciudad de Seúl, que anteriormente condenó a Uber por las prácticas ilegales y amenazó con desarrollar un rival, dio la bienvenida a este nuevo servicio y dijo que "es un beneficio real para los ciudadanos, especialmente en horas y lugares... cuando otras opciones de transporte no están disponibles de inmediato".

Pero Uber enfrenta una batalla cuesta arriba para tratar de arrebatarle participación en el mercado de solicitar transporte a Kakao, una empresa que maneja un servicio de mensajes que utilizan tres cuartas partes de los sudcoreanos. La semana pasada lanzó Kakao Taxi Black, un servicio premium similar al nuevo modelo que se propuso de Uber Black.

Eso se dio después del lanzamiento en marzo de Kakao Taxi, una aplicación que le permite a los usuarios solicitar taxis ordinarios, para el cual dice que se registraron entre 160 mil y 300 mil taxistas con licencia.

Mucho menos taxistas se registraron con Uber, y algunos de ellos todavía resienten la introducción de UberX, pues sospechan que aún está en sus ambiciones de largo plazo introducir ese servicio perjudicial en Corea del Sur.

"Siempre y cuando Uber opere dentro de los límites legales, nosotros no tenemos problema", dijo Kim Seong-jae, jefe del departamento de políticas del Sindicato de Trabajadores de Taxi de Corea. "pero ya que al principio introdujeron un sistema ilegal, los taxistas desconfían de Uber. Y no tienen ninguna razón para usar el sistema Uber, ya que pueden utilizar la aplicación Kakao".

En tanto, GrabTaxi, la aplicación para solicitar taxi que cuenta con el respaldo de SoftBank, intensificó su rivalidad con Uber en el sureste asiático con el lanzamiento de un servicio para compartir vehículos.

GrabHitch, el servicio para compartir transporte de GrabTaxi, con sede en Malasia, le permitirá a los conductores en Singapur que tengan asientos libres recoger pasajeros que vayan en la misma dirección.

Anthony Tan, el presidente ejecutivo y fundador de GrabTaxi, dijo: "Ayudará con los enormes problemas de congestionamiento en el sudeste asiático. Contribuirá a reducir la huella de carbono y ayudará al darle a la gente una experiencia mucho más social".

El servicio imita el modelo de transporte compartido de UberPool, que el grupo estadunidense desplegó en China y la India.

GrabTaxi, que opera en seis países asiáticos, se diversifica hacia nuevos sectores para atraer a los clientes.

Tan dijo que Grabtaxi tiene un "fondo financiero saludable" después de una ronda de financiamiento de 350 millones de dólares en agosto en el que Didi Kuaidi, la aplicación china para solicitar transporte, se unió como inversionista a SoftBank de Japón.

Información adicional de Kang Buseong y Avantika Chilkoti.