Uber busca mejorar su imagen pública

Con la contratación de dos expertos en política, la "app" de transporte privado cambia su estrategia agresiva por una de cabildeo y relaciones públicas.
La firma recaudó fondos por mil 200 mdd en junio.
La firma recaudó fondos por mil 200 mdd en junio. (Kai Pfaffenbach/Reuters)

Londres

Uber tiene una nueva estrategia: no pelearse. Hasta ahora, su director general, Travis Kalanick, había tomado un enfoque agresivo para su expansión y contra todo aquel que interfiriera contra su aplicación para pedir un taxi.

Él es descrito como el máximo defensor del consumidor, una vez definió a la competencia como un “imbécil llamado taxi”.

Sin embargo, Kalanick ahora cree que necesitan emplear un tono más sensible con los reguladores.

Debemos “ser mejores para comunicar quiénes somos y qué hacemos”, dice.

Los esfuerzos de Kalanick representan un marcado cambio de estrategia para la empresa con cinco años en el mercado, valuada en 18 mil 200 millones de dólares, después de una recaudación de fondos de mil 200 mdd en junio, que ha atraído mucha atención.

En la ola de nuevas app, que incluyen a Lyft, Hailo y Kabbeee, Uber permite que los usuarios vean los autos registrados más cercanos y llamarlos con su smartphone. Los servicios con conductores privados son particularmente populares.

En Vancouver, la única ciudad donde la compañía tuvo que retirarse, la semana pasada las autoridades retrasaron el intento de regresar después del cabildeo de taxistas. En Londres, París, Madrid y Roma los taxistas han realizado protestas contra Uber obstruyendo las calles. En Alemania, la empresa anuló una orden judicial interpuesta por la asociación que representa a los taxistas que evitaba que pudiera operar en el país.

Incluso en su mercado local Uber está bajo escrutinio. El mes pasado, los reguladores de Los Ángeles y San Francisco apuntaron hacia la empresa por la preocupación de la verificación de los antecedentes de los conductores.

Kalanick desestima esos jaleos como parte de los problemas de ser una start-up rebelde. “Hemos recibido cartas de suspender y desistir de ciudades en donde no operamos, simplemente porque podría haber una presión de algún grupo específico de cabildeo o de un operador tradicional en particular lo que no significa que Uber en realidad esté haciendo algo malo”, dice.

El grupo ha visto la necesidad de ajustar sus tácticas, contratando a expertos para mejorar la imagen y mensaje de Kalanick. En su gira por Europa lo acompañaron dos nuevos empleados que se unieron a la compañía la semana pasada: David Plouffe, quien dirigió la campaña presidencial de 2008 de Barack Obama; y Mark McGann, ex jefe de cabildeo de NYSE Euronext, quien ejercerá su función para Europa, Medio Oriente y África.

“Una de las cosas en las que Uber no ha sido realmente bueno es en comunicar todos sus aspectos positivos”, admite Kalanick. “Tienes que recordar que soy un tecnólogo. Soy un ingeniero en computación y no estoy familiarizado con los círculos de política… ese no es mi fuerte”.

18,200 mdd

Valor de Uber luego de estar cinco años en el mercado