“Haremos de La Laguna un clúster de sustentabilidad”

Fidel Trejo Orozco, presidente de la empresa Sitek, desarrolló un sistema de agricultura controlado que permite la seguridad alimentaria. Lo presentó en febrero en Abu Dabi.

Torreón, Coahuila

Ha pasado un año y medio desde que Fidel Trejo Orozco, catedrático de la Universidad del Valle de México (UVM) campus Laguna, diseñó un bosquejo del dispositivo de ambiente controlado que ahora llama Cámara de Crecimiento Vegetal (CCV).

Lo presentó a principios de febrero en Abu Dabi, en el “Foro Global para la Innovación en la Agricultura 2014”.

Siendo una de las zonas con mayor radiación solar al año en el mundo, Torreón, vio nacer al graduado del Instituto Tecnológico de La Laguna (ITL) de la carrera de Ingeniería Industrial en Electrónica.

 “El motor y desarrollo es la investigación que promueve la innovación y que crea la economía del mercado, esta es la base en otros países”.

Dentro de las necesidades que ha identificado, destacan las vinculadas a la escasez de agua, alimentación y otros temas, en los que ha desarrollando proyectos de solución en su empresa Sitek (Sustainable Integrated Technologies), formalizada en el 2011.

Luego de la presentación en Emiratos Árabes Unidos del dispositivo de agricultura, que mide 2.7 metros de altura y tres de ancho, asegura que los teléfonos no paran de sonar.

Su proyecto fue elegido de entre tres mil a nivel mundial, quedando entre los mejores 300 presentados en el foro.

Tras el contacto hecho mediante la red social Linkedin, consideró que fue más fácil ser reconocido por la Universidad de Arizona, el Tec de Virginia, el Consejo de Agricultura de Emiratos Árabes y la Universidad de Agricultura de Pakistán, que por el gobierno de México.

¿Con qué idea se visualizó la creación de la CCV?

Fue la de desarrollar un sistema de agricultura que permita la seguridad alimentaria, donde se obtengan vegetales y frutillas.

Es decir, asegurar cosechas cercanas al cien por ciento de toda la producción, desarrollando cultivos en cualquier parte del mundo.

La CCV serviría para desarrollar vegetales en zonas desérticas, sin que hubiera el inconveniente de que el clima fuera el factor prevalente para hacerlo.

El aspecto del ahorro del agua es importante y aunque hay técnicas que mejoran su uso, decidimos utilizar la aeroponía, en la que mediante chorros con una solución nutritiva, se alimenta la planta permitiendo que la oxigenación de la raíz acelere el proceso de crecimiento y maduración.

Lechugas y fresas se pueden reducir de 3/4 o la mitad de tiempo con estos procesos, con temperaturas controladas o variables, engañando a las plantas para que pueda acelerar su proceso de producción y  de crecimiento.

Nuestra cámara puede simular condiciones de invierno y luego ir elevando la temperatura para que la planta madure más.

También, con el uso de luces led calibradas para acelerar su desarrollo y optimizar la maduración de los vegetales.

¿Con este dispositivo se puede generar una nueva cultura en el cultivo de alimentos?

Decidimos que este tipo de cámaras, sea la confrontación para desarrollar una mejor forma de hacer agricultura.

Esperemos que la CCV sea la base para una nueva idea a corto plazo. Si vamos a desarrollar agricultura, lo ideal sería que se aprovecharan edificios o bodegas abandonadas, conocida en el mundo como Vertical Farming.

Cámara de Crecimiento Vegetal

En éste, la agricultura vertical se basa en aprovechar la infraestructura que ya existe en las ciudades, acondicionarlas y desarrollar la alimentación reduciéndose la generación de carbón al eliminarse la transportación de los alimentos.

Se mantendría la seguridad alimentaria al llegar inocua del medio de cultivo hasta la mesa, sin utilizar pesticidas, fertilizantes y mucho menos hormonas ni algún aditivo que no sea natural para el cuerpo humano.

¿Cómo se consideró el elemento agua en zonas áridas como La Laguna?

Los sistemas de riego que se manejan en la actualidad utilizan mucha. Sabemos que el tipo de cultivos son extremadamente gastadores como el sorgo y la alfalfa entre otros.

Si se manejan adecuadamente bajo la técnica de aeroponía, se puede reducir el consumo de agua de 60 a 90 por ciento.

Utilizar chorros de agua con una solución nutritiva durante cierto tiempo y luego dejar que la planta aspire para que se oxigene. Así se potencia el crecimiento natural de la planta.

“Otro eje que manejamos es traer a La Laguna agua del mar de Cortés de Sonora y Sinaloa”.

Se pude controlar la cantidad de CO2, acelerar el crecimiento de la planta y la cosecha, con esta cámara que tiene una vida útil de 30 años.

Una de las ideas que se han estado trabajando y sería de interés para los gobiernos municipales y estatales, es que si logramos desarrollar este tipo de agricultura en la región lagunera, estaríamos buscando poner granjas verticales en los polígonos de pobreza.

Por un lado, se estaría construyendo una fábrica que construyera este tipo de dispositivos y por otro, se estarían desarrollando granjas verticales en los círculos de pobreza, generando trabajo y atacando los seis puntos de la pobreza multidimensional.

¿El concepto de impacto social, ha llamado la atención?

Entre Holanda y Alemania hay conceptos de granjas verticales que se han manejado como cuestión de negocio, pero cuando les hablé de las posibilidades de tipo  de mejora social, se interesaron más.

Se me acercó el fundador de la Asociación Internacional de Granjas Verticales,  primero quería intercambiar impresiones, luego quiso nuestra afiliación.

En Australia consideran que se puede lograr la seguridad alimentaria, no significa crear muchos alimentos, sino que estas cosechas logren llegar a las personas y que se pierda o gaste lo menos posible.

El concepto de granjas y cámaras verticales que se expuso en Abu Dabi, es accesible a productores y gobiernos, pero de manera que puedan generar un impacto social.

Hay gente interesada en Estados Unidos en apoyar este proyecto. De igual manera el Ministerio de Investigación de Tanzania y Kenia para trabajar con ellos.