Aprovecha tu reparto de utilidades

Te presentamos algunas recomendaciones para administar tu reparto de utilidades
Recibir reparto de utilidades es, ante todo, un derecho.
Recibir reparto de utilidades es, ante todo, un derecho. (Shutterstock)

Si ya hiciste los cálculos de cuánto te corresponde recibir por el pago de utilidades en tu empresa, es momento de organizar y priorizar tus gastos de los próximos meses. ¿La meta? Llegar a diciembre, justo a tiempo para recibir tu aguinaldo.

Si bien, el dinero que recibas por el PTU no cubrirá la totalidad de los gastos, sin duda será una buena ayuda en tus pagos mensuales. Así que si ya te pusiste los tenis, ¡que comience la carrera!

Estiramiento y calentamiento

Junio es el mes clave para poner bien claro tu objetivo: llegar a la meta sin sentir que te asfixias.

La primera recomendación es, por supuesto, ¡ahorrar! Lo mejor es destinar el 10% del dinero que acabas de recibir para esto, pero debes estar consciente de cuál es tu objetivo. Si lo que deseas es un “colchoncito” para fin de año, puedes usar instrumentos de inversión a corto plazo, como los Cetes o Bonos con tasas de interés fijas. Si en cambio tu objetivo es a largo plazo, abonar este ahorro a tu Afore para el retiro es otra opción. Si eres un poco más “tradicional”, puedes destinar una cuenta bancaria únicamente para ahorrar.

Comienza a trotar

Julio es, para muchos, un respiro a mitad del año. Si estás planeando unas vacaciones, muchas agencias de viajes, hoteles y aerolíneas están pensando lo mismo que tú y promocionan paquetes especiales de temporada. Consúltalos con al menos 4 semanas de anticipación antes de tu viaje, así es más fácil pescar ofertas realmente atractivas. Para este objetivo puedes destinar el 15% de tu pago de utilidades y comenzar a pagar tu viaje.

Acelera tus pasos

Para los papás, agosto significa una cosa: útiles escolares. Este gasto es uno de los más fuertes del año, por lo que lo más recomendable es destinar el 20% del PTU al pago de paquetes escolares, que incluyen tanto los libros que se usarán en el nuevo ciclo, como las libretas, colores, lápices y demás materiales para los niños. Recuerda, este recurso recién recibido no cubre la totalidad del gasto, pero funciona como una ayuda “colchón” para cada mes y que los pagos extraordinarios no descontrolen tu economía familiar.

Mantén tu ritmo

El pago, trimestral o semestral, del seguro de auto es un gasto que, aunque ya previsto, es fuerte. Lo mejor es que utilices el 10% del dinero que acabas de recibir para este objetivo y no pierdas el ritmo que has ganado. Es importante que seas firme y mantengas organizados tus gastos, de esta forma te será más fácil llegar a la meta.

No te distraigas

Octubre significa que las fiestas decembrinas -y los gastos que estas significan- están ya a la vuelta de la esquina, por lo que es mejor comenzar a prevenir. Este mes puedes hacer un pago extraordinario en tus tarjetas de crédito con el 15% de los recursos que recibiste del PTU, aunque te parezca que fue hace mucho tiempo recuerda: mantén la concentración y los objetivos claros. Si lo que debes en la tarjeta de crédito te está generando intereses y no logras disminuir la deuda, habla con tu banco, puedes optar por un plan de pago a meses sin intereses para “congelarla” y el pago inicial puede salir de lo que recibiste de utilidades.

Sprint final

¡Noviembre es un pasito antes de fin de año! Estás a punto de llegar a la meta, sólo es un esfuerzo que requiere concentrar tus últimas energías. Piensa en uno de los pagos más fuertes que haces: el préstamos inmobiliario. Pues bien, el 20% del dinero que recibiste será destinado en este mes a abonar y disminuir la deuda. Respira profundo, sólo queda un último estirón.

¡Meta!

Si planeas adquirir un auto nuevo, sin duda diciembre es el mejor mes para hacerlo, pues existen múltiples planes de financiamiento, los modelos del siguiente año ya están vendiéndose y las agencias ofrecen planes atractivos de pago y hasta hacen uso del famoso Buen Fin para dar una oferta especial a sus clientes. ¿Recuerdas que hace unos meses recibiste un dinero extra por las utilidades que generó tu empresa? Pues bien, es hora de utilizar el 10% restante, que puede ser la perfecta bonificación para el pago del enganche, ¡y llegaste a la meta! Con disciplina y unos objetivos claros, lograste estirar tu dinero.