Tragedia, que la banca no dé crédito: Gurría

El titular de la OCDE deplora la deficiencia si se toma en cuenta que por años se evitó su quiebra y ahora el sistema financiero mexicano es uno de los más sólidos del mundo.
José Ángel Gurría considera que, sin financiamiento, “es como andar con una pata de palo”.
José Ángel Gurría considera que, sin financiamiento, “es como andar con una pata de palo”. (Octavio Hoyos)

México

Para José Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el hecho de que la banca mexicana sea de las más sólidas del mundo y aún así no preste lo suficiente, se trata de una tragedia.

En la ceremonia donde se promulgó la reforma financiera, el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray, calificó de “paradoja” tener un sistema financiero bien capitalizado que, sin embargo, es uno de los que menos presta en el mundo.

Al respecto Gurría no coincidió, “no se trata de una paradoja, es una tragedia, es un desastre porque el problema es que han pasado seis años tratando que la banca no quiebre, pero el problema es que no presta”, dijo en su participación en el foro Perspectivas Macroeconómicas 2014, organizado por el ITAM.

Videgaray Caso resaltó que con una penetración del crédito al sector privado de solo 26 por ciento, México se encuentra por debajo del promedio de los países que integran la OCDE, e incluso es superado por la media que registran las naciones de América Latina.

De acuerdo con datos del Banco Mundial, México ocupa la posición 102 en la lista sobre la penetración del crédito al sector interno como porcentaje del PIB, esto al estar sumamente lejos del promedio global, que es de 132 por ciento.

Solo por mencionar algunos casos, el país es superado en este rubro por países con un desarrollo económico menor, como El Salvador, 40 por ciento; Bolivia, 39; Jamaica, 28; Perú, 27, y Nicaragua, 26.9 por ciento.

Además, la comparación con el líder económico de la región es aún más marcada, toda vez que Brasil registra un porcentaje de financiamiento por parte de la banca de 68 por ciento; Chile encabeza la lista de países latinos, con 73 por ciento.

Respecto a otras latitudes, la visión es aún menos alentadora, Chipre se encuentra en la cima, al reportar un alcance de 302 por ciento, seguido por Dinamarca, con 205 por ciento, y los Países Bajos, con 200 por ciento.

El principal socio comercial de México, Estados Unidos, también le saca una amplia ventaja, dado que su penetración de crédito se sitúa en 193 por ciento.

En reiteradas ocasiones, Javier Arrigunaga, presidente de la Asociación de Bancos de México, ha atribuido el bajo nivel del crédito que otorga la banca nacional al resultado de la crisis económica y al elevado índice de informalidad que hay en el país.

Para José Ángel Gurría, el crédito es uno de los “cilindros” del motor de la economía mexicana, el cual, desde su perspectiva, funciona solo a “medio pelo”, además de que si la banca no presta lo suficiente, “es como andar con una pata de palo”, añadió.

Luis Videgaray aseguró al ser promulgada la reforma financiera que el crédito es clave para el proceso productivo, por lo que el objetivo que se busca es duplicar su crecimiento de manera sostenida, de tal forma que llegue a aportar hasta medio punto porcentual al producto interno bruto.

De esta forma, añadió, la nueva ley financiera se encargará de supervisar que los depósitos que capta la banca sean destinados en su mayoría al sector productivo, dado que es la función principal del sistema financiero.

Fernando Aportela, subsecretario de Hacienda, dijo durante su participación en el seminario realizado por el ITAM, que la reforma financiera —publicada el viernes pasado en el Diario Oficial de la Federación— tiene los elementos suficientes para mostrar cambios desde este 2014, por lo que habrá que trabajar en su implementación.

Claves

Abajo en la tabla

-De acuerdo con datos del Banco Mundial, México ocupa la posición 102 en la lista sobre la penetración del crédito al sector interno como porcentaje del PIB, al estar sumamente lejos del promedio global, que es de 132 por ciento.

-Solo por mencionar algunos casos, el país es superado en este rubro por países con un desarrollo económico menor, como El Salvador, 40 por ciento; Bolivia, 39; Jamaica, 28; Perú, 27, y Nicaragua, 26.9 por ciento.

-Respecto a otras latitudes, la visión es aún menos alentadora, Chipre se encuentra en la cima, al reportar un alcance de 302 por ciento, seguido por Dinamarca, con 205 por ciento, y los Países Bajos, con 200 por ciento.