Toyota reduce sus objetivos por baja en la demanda de mercados estratégicos

Aunque es un freno temporal, sigue en primer lugar de ventas en el mundo, por encima de Volkswagen.
Planta de Toyota.
Tanto los ejecutivos como los analistas dijeron que la caída fue un ajuste temporal en los inventarios. (Reuters)

Tokio

Ayer Toyota se convirtió en el único participante entre las principales automotrices japonesas que reduce su objetivo de ventas globales debido a que la demanda de sus vehículos disminuyó en casi todos sus mercados estratégicos.

La cautelosa directriz de la compañía automotriz más grande del mundo se produjo después de que esta semana Nissan y Honda elevaron sus pronósticos de ventas después de un auge en el mercado estadunidense y los beneficios por la debilidad del yen.

Toyota redujo su objetivo de ventas del grupo para el año a marzo de 2016 de 10.15 millones de vehículos a 10 millones de coches, principalmente por la caída de las ventas en mercados emergentes clave, como Indonesia y Tailandia.

Incluso en Norteamérica, donde los menores precios del petróleo impulsaron la demanda de los vehículos deportivos utilitarios RAV4 y Highlander de la compañía, las ventas de Toyota cayeron ligeramente en los tres meses al 30 de septiembre en comparación con el año anterior. Tanto los ejecutivos como los analistas dijeron que la caída fue un ajuste temporal en los inventarios. “El mercado de América del Norte se mantiene muy sólido”, dijo Tetsuya Otake, director ejecutivo de Toyota. “Pero establecemos una perspectiva cautelosa para el segundo semestre debido a la debilidad en los mercados emergentes”.

Aún así, Toyota superó a Volkswagen, su mayor rival, que cayó a una pérdida neta en los tres meses al 30 de septiembre debido a los costos que se relacionan con el escándalo de las emisiones de los vehículos a diesel. Toyota desplazó a VW y recuperó la corona como la automotriz con mayor venta en el mundo con base en los primeros nueve meses de este año.

Para su segundo trimestre fiscal que terminó el 30 de septiembre, Toyota registró una utilidad neta de 611 mil 700 millones de yenes (5 mil millones de dólares), 14 por ciento superior en comparación con el mismo periodo del año pasado, y en línea con las expectativas de los analistas. Las ventas aumentaron 8.4 por ciento para llegar a 7.1 billones de yenes.

La empresa no cambió su pronóstico para todo el año de un aumento de 3.5 por ciento en las utilidades netas de 2.25 billones de yenes. Redujo uno por ciento su objetivo de ingresos para llegar a 27.5 billones de yenes.

“Es un resultado mixto”, dijo Koji Endo, analista de Advanced Research Japan. “Si retiras el factor de la debilidad del yen, el desempeño no es tan bueno”.

La utilidad de operación del segundo trimestre de Toyota, por ejemplo, aumentó 26 por ciento, pero ese crecimiento sería únicamente de 1.2 por ciento sin los beneficios de la pérdida del valor del yen en su paridad con el dólar.

A pesar de la perspectiva cautelosa, la compañía dijo que aumenta el tamaño de su programa de recompra de acciones en 150 mil millones de yenes, lo que lleva a un total de 450 mil millones de yenes, la segunda más alta en la historia de la compañía automotriz.

150 mil vehículos menos producirá la automotriz japonesa a raíz de la caída, aunque es un freno temporal, pues sigue en primer lugar de ventas en el mundo, por encima de Volkswagen, su competidora principal.