Toshiba promete a socios utilidades para el 2017

Tras fracasar el plan para fusionarse con Sharp, la empresa busca unirse a Fujitsu para la operación de computadoras personales.
El grupo tecnológico japonés presentó su proyección de negocios.
El grupo tecnológico japonés presentó su proyección de negocios. (Reuters)

Tokio

Toshiba prometió a los inversionistas que el próximo año fiscal volverá a ganar dinero, pero sus intentos por dejar en el pasado el escándalo de contabilidad de mil 300 millones de dólares (mdd), se frustraron por la noticia de que las autoridades estadunidenses ahora examinan detenidamente sus unidades de negocios en EU.

En el plan de negocio que se presentó el viernes, el grupo industrial japonés reveló su intención de retirarse de los productos electrónicos de consumo, y reducir su enfoque a las operaciones nucleares, de infraestructura y fabricación de chips.

De acuerdo con personas familiarizadas con el asunto, la empresa todavía está en conversaciones con Fujitsu con respecto a la fusión de su operación de computadoras personales.

Al deshacerse de las operaciones deficitarias de electrónicos de consumo, Toshiba dijo que puede lograr que toda su operación sea rentable para el ejercicio fiscal 2016-17, y pronostica una utilidad neta para el grupo de 40 mil millones de yenes (359 millones de dólares).

Toshiba anunció el objetivo de rentabilidad un día después de la venta de su división de dispositivos médicos a Canon por 6 mil mdd. También acordó vender electrodomésticos a la compañía china Midea por un precio no revelado, después del fracaso del plan del gobierno japonés para fusionarlo con su rival Sharp.

Sharp, el fabricante de pantallas para smartphones ahora está en las últimas etapas de las negociaciones para la venta a Hon Hai Precision Industry de Taiwán, la matriz de Foxconn.

Como resultado de un enfoque de negocios más reducido, Toshiba dijo que espera que los ingresos caigan a 4.9 billones de yenes para el próximo año fiscal, en comparación con 6.2 billones de yenes previstos en el ejercicio en curso. Para finales del año fiscal 2018-19, espera lograr una utilidad neta de 100 mil millones de yenes a partir de ingresos de 5.5 billones de yenes.

Toshiba tiene la presión de enderezar sus cuentas después de las revelaciones perjudiciales de que infló sus utilidades por casi 2 mil mdd durante siete años.

Ahora anticipa una pérdida anual de 710 mil millones de yenes para el ejercicio fiscal que termina en marzo debido a los costos en los que incurre para reducir gradualmente la plantilla laboral en casi 14 mil personas y para la simplificación de sus operaciones con bajo desempeño.

“Es prematuro decir que ya se estabilizó”, dijo Masashi Muromachi, director ejecutivo, en una conferencia de prensa el viernes. “Nos damos cuenta que no podemos recuperar de la noche a la mañana la confianza de nuestro valor corporativo que se perdió por un problema de contabilidad”.

En un comunicado adicional el viernes, Toshiba dijo que a sus filiales de EU se les solicitó presentar información relacionadas con sus prácticas contables ante el Departamento de Justicia de EU y la Comisión de Acciones y Valores de EU.

Muromachi cree que el proceso está en una primera etapa. “Actualmente no estamos al tanto acerca de si existe alguna acusación específica o cuál es el objetivo de la investigación”.

Danny Roderick director ejecutivo de su operación nuclear Westinghouse en EU, negó rotundamente un informe de Bloomberg donde se dijo que sus finanzas están en el centro de una investigación en EU. “Por lo que sabemos, los reportes financieros de Westinghouse no están bajo investigación”, dijo.

6 mmdd

fue la cantidad por la que Toshiba ya acordó vender su división de dispositivos médicos a Canon.